Tipo de cambio:

Compra: 3.341

Venta: 3.346


Año de la lucha contra la corrupción y la impunidad
SÁBADO 25

de mayo de 2019

PANAMERICANOS

26 JUL AL 11 AGO

PARAPANAMERICANOS

21 AGO AL 01 SEP

CONOCIMIENTO Y HABILIDAD

Mi liderazgo es distinto

Hace unos meses, después de ofrecer una conferencia sobre estilos de liderazgo, me abordó uno de los asistentes, interesado en conversar conmigo sobre el tema tratado en la reunión y darme su apreciación.

1/4/2019


Lucas Reaño

Gerente de Programas Institucionales Lee Hecht Harrison – DBM Perú

Empezó diciéndome, preferí no comentarlo en la reunión, pero no quería dejar de mencionárselo personalmente. “Mi estilo de liderazgo es un poco distinto, y me da muy buen resultado”. ¿Cuéntame cómo ejerces tu liderazgo?, le pregunté.

“Siempre establezco acuerdos y me baso en ellos, antes de tomar una decisión, por ejemplo: En mi trabajo, el horario de ingreso en la planta es a las 8:00 a. m.; sin embargo, hemos acordado con el personal, que todos ingresen hasta las 7:50 a. m. y aquel que no llegue a tiempo se queda a trabajar dos horas más en el día. Todos respetan el acuerdo y así nos llevamos muy bien”, comentó.

Desconcertado le dije que más que un acuerdo se trataba de un castigo, ya que no se les pagaba a los trabajadores por las horas extras. Reponiéndome de la sorpresa, le expliqué cómo estaba exponiendo a su empresa al no cumplir con la legislación laboral y creando un pasivo contingente que podría ser muy peligroso.

Si bien este ejemplo puede ser un caso extremo, la importancia del liderazgo radica en la capacidad de influenciar, de persuadir a las personas para que te sigan, utilizando argumentos lógicos y humanos, pero sobre todo siendo una persona consistente para que los colaboradores confíen en ti.

No se trata de lograr que la gente haga las cosas porque le pagas o porque le quitas dinero, sino porque está convencido de que te debe seguir, ya que con tu liderazgo percibe esa sensación de crecimiento personal y profesional.

Influenciar, persuadir, ser consistente, argumentar con lógica y humanismo, guiar o dirigir, son capacidades esenciales para liderar, pero si no logras infundir dinamismo y dotar de estrategia a la empresa, no te puedes considerar un líder y menos puedes contribuir a los objetivos de la organización.