Tipo de cambio:

Compra: 3.257

Venta: 3.262


Año del Buen Servicio al Ciudadano
DOMINGO 17

de diciembre de 2017

Ni violencia ni discriminación

El Congreso aprobó esta semana el proyecto que prohíbe la discriminación salarial entre hombres y mujeres, y la norma que hace efectiva las penas para los agresores de mujeres, dos iniciativas sin duda importantes que van en sintonía con el reclamo de la sociedad de desterrar esa cultura machista de agresión constante.

20/11/2017


Hay que saludar que el Congreso haya actuado de manera rápida ante las reiteradas denuncias de violaciones sexuales y maltratos de los últimos meses, y estamos seguros de que esta será una actitud permanente para cerrar todos los espacios a los abusadores.

En el caso de las remuneraciones, la iniciativa aprobada señala que queda prohibida la discriminación remunerativa mediante la determinación de categorías, funciones y remuneraciones, que vayan en contra del principio de igual remuneración por igual trabajo.

También prohíbe el despido y no renovación de contratos por motivos vinculados con la condición del embarazo o período de lactancia, a la vez que encarga a la Superintendencia Nacional de Fiscalización Laboral y las gerencias regionales de Trabajo, para fiscalizar el cumplimiento de la norma.

La brecha salarial entre hombres y mujeres, según indicadores de las Naciones Unidas, fluctúa entre el 10% y 13%, no obstante que el nivel de empleo para las mujeres ha crecido en la última década.

Esta iniciativa, que espera promulgación del Ejecutivo, está en concordancia con el mandato constitucional de igualdad de oportunidades sin discriminación en las relaciones laborales, así como del lineamiento de idéntico ingreso por trabajo de igual valor, indicado en la ley de oportunidades entre mujeres y hombres, Ley N° 28983.

El segundo tema, el de prisión efectiva para los agresores de mujeres, resulta trascendental porque termina con esa perniciosa diferenciación, según la cual solo las agresiones graves tienen cárcel, mientras que las leves nadan en la impunidad.

El dictamen aprobado modifica el artículo 57 del Código Penal y hace efectiva la pena para los condenados por lesiones leves causadas por violencia contra la mujer y también para los integrantes del grupo familiar, lo que antes era aplicable solo a los responsables de lesiones graves.

¿Por qué la necesidad de esta nivelación? La presidenta de la Comisión de la Mujer del Congreso explica que el Código Penal considera lesiones leves las que demandan de 10 a 30 días de descanso médico, lo que era utilizado por los jueces para dictar prisión suspendida, de tal manera que el agresor seguía libre.

Solo este año, la Policía Nacional registró 4,310 denuncias de violencia física y psicológica contra la mujer, mientras que hasta agosto de este año se han cometido 82 feminicidios, de acuerdo con el Ministerio de la Mujer. Dos iniciativas importantes y necesarias en la construcción de una cultura con igualdad de oportunidades para ambos sexos. Por supuesto, faltan otros temas, pero estamos avanzando y tomando conciencia en esa sociedad democrática e igualitaria que queremos los peruanos.