Tipo de cambio:

Compra: 3.237

Venta: 3.240


Año del Buen Servicio al Ciudadano
LUNES 23

de octubre de 2017

ANÁLISIS

Nueva visión del control estatal

En su presentación ante la Comisión Permanente del Congreso, Nelson Shack Yalta, flamante contralor general de la República, destacó la prevención como uno de los pilares en la nueva visión funcional de la entidad de fiscalización superior, en aras de combatir la corrupción sistémica en el Estado y en concurrencia con el fortalecimiento de la transparencia, la rendición de cuentas y la participación ciudadana.

5/8/2017


Magno Collazos Miranda

Abogado

De esta manera, la prevención se traduce en la implementación efectiva de los sistemas de control interno y control de la gestión en las entidades de la administración pública, a la que denominó “el sistema inmunológico de la entidad”.

En efecto, si se evalúa el sistema de control como un cuadro de mandos estratégicos, el área o variable más débil ha sido la implementación del sistema de control interno en las entidades, pues en la mayoría de los casos no se ha implantado o su implantación ha sido deficiente, de allí que no existan indicadores o parámetros objetivos para evaluar y controlar la gestión de las entidades.

El problema es que el autocontrol o autoevaluación no es de agrado para el gestor, por lo que se requieren desincentivos efectivos que disuadan su incumplimiento, e instituir un ranking de buena gobernanza dentro del Estado, donde se incentive y premie a las entidades que implementen un eficaz sistema de control interno y, con ello, mejoren la gestión económica financiera de sus pliegos presupuestales.

Para tal fin, es fundamental el aporte de la ciudadanía, usuarios, proveedores, trabajadores y del órgano de control institucional, dentro del marco de los Principios de Buen Gobierno (rendición de cuentas, responsabilidad, eficacia, eficiencia, equidad, ética e igualdad). De este modo, un adecuado e inclusivo mapeo de riesgos y procesos en la gestión pública facilitará la labor del órgano de control institucional y de la entidad de fiscalización superior en coordinación y retroalimentación con las entidades, a través de la interoperabilidad de data en tiempo real.

Para ello hay que optimizar recursos, tiempo y la curva de aprendizaje en el conocimiento cabal y actual del funcionamiento de los sistemas administrativos de las entidades, procurando que estas ejecuten eficientemente los recursos presupuestales.

Corresponderá a la Contraloría liderar la nueva visión de gestión, incorporar los mecanismos de alerta temprana, la facultad de suspensión de procesos en caso de transgresión de legalidad, el sistema de dirimencia en caso existir discrepancia técnica entre la gestión y el sistema de control, así como la no interferencia de competencias entre ambos, además de institucionalizar y fortalecer las auditorías de desempeño, lo que coadyuvará a que la gestión desarrolle con celeridad sus presupuestos por resultados.