Tipo de cambio:

Compra: 3.242

Venta: 3.246


Año del Buen Servicio al Ciudadano
DOMINGO 19

de noviembre de 2017

YURI MUÑOZ MARTÍNEZ. DIRECTOR EJECUTIVO DEL PROGRAMA NACIONAL PENSIÓN 65

“Pagaremos 860 millones de soles en pensiones hasta fines de año”

Entrevista. El funcionario manifestó que la planilla del programa es de 540,000 beneficiarios a la fecha. Se están adoptando diversas medidas para evitar filtraciones de personas que no merecen el pago de 250 soles que se abona cada dos meses, aseveró.

14/11/2017


Percy Buendia Q.

pbuendia@editoraperu.com.pe

–¿Cuáles son los principales logros de Pensión 65 en esta gestión gubernamental?

–El principal logro es que llegamos a los 540,000 usuarios. Empezamos el año con 500,000. Nosotros pagamos seis padrones al año y el quinto, que ya lo abonamos, tiene más de 540,000 usuarios. Es un crecimiento importante, de 8%, solo en 2017. Atendimos a una población importante.

–¿Hay expectativas de lograr una mayor cobertura en Pensión 65?

–Siempre se está tratando de minimizar la brecha. Todo depende de cómo va la clasificación socioeconómica, porque atendemos solo a pobres extremos. Entonces, en la medida en que haya población peruana con clasificación socioeconómica de pobre extremo, nosotros buscamos atenderlos. Deben ser mayores de 65 años y no recibir ninguna subvención.

Pero si es un pobre extremo que tiene alguna subvención no entra en el padrón. Nuestro público objetivo es pobre extremo sin ningún apoyo económico y que clasifique al beneficio.

–En el pasado hubo algunos casos en que no merecían recibir esta pensión, ¿cómo va la depuración del padrón y las acciones para evitar filtraciones de personas que no merecen recibir la subvención?

–Es un trabajo que se ejecuta en diferentes plataformas. El primero es el Sistema de Focalización de Hogares (Sisfoh) que está afinando sus procedimientos y procesos para mejorar la calidad de sus padrones.

Por el lado de la cobranza, en el Banco de la Nación, en este momento, el 80% de nuestros usuarios cobran con su DNI y la huella digital. Son más de 400,000 personas.

El tercer canal corresponde a las unidades locales de empadronamiento de municipalidades. Se les está capacitando y viendo nueva normativa para que controlen mejor, porque ellos son los que empadronan.

Existe un cuarto elemento de fiscalización que se refleja en las visitas domiciliarias. De los 540,000 usuarios, llegamos a las casas de más o menos 450,000 durante el año. Revisamos la condición de la vivienda, algún signo exterior de que el beneficiario no es pobre extremo, entonces, actuamos y suspendemos el pago. La filtración la vemos por diferentes canales.

–¿Cómo marcha el trabajo con las municipalidades en este sentido?

–Es un trabajo continuo que se refuerza permanentemente. Ahora, han terminado una serie de capacitaciones del Sisfoh. Debemos tener en cuenta que en las municipalidades hay rotación de alcaldes, funcionarios y las unidades locales de empadronamiento, también. A veces, en menos de tres años, están cambiando a la gente. Entonces no se puede decir ya se capacitó y funciona bien. Hacemos procesos continuos y que se queden en el tiempo para que se vayan viendo mejoras.

–Siempre existe el riesgo de uso político de estos programas, ¿qué acciones está adoptando su gestión para evitar cualquier tipo de aprovechamiento de autoridades regionales, municipales o vecinales?

–En el ámbito interno, las normas de los programas son extremadamente claras, tanto para la sede central como para las unidades territoriales. La supervisión es rigurosa.

Siempre está el riesgo por el lado de las municipalidades. Ahí es clave la capacitación, hacerle un seguimiento a las alcaldías. Está saliendo una norma para las unidades locales de empadronamiento en la que se les está responsabilizando por cualquier acto indebido.

Como ellos empadronan, son los responsables de entregar los datos exactos de los eventuales beneficiarios y esos padrones se mandan al Sisfoh que los procesa con la información que recogieron los empadronadores.

–¿Cuánto se ha pagado este año a los pensionistas?

–Alrededor de 670 millones de soles. Vamos a terminar el presente año pagando 860 millones de soles.

–¿Qué servicios o programas complementarios se están brindando a los usuarios?

–Pensión 65 es más que una subvención económica y en ese sentido estamos haciendo mucho trabajo. Estamos fortaleciendo canales de atención al adulto mayor para que se genere un ecosistema donde ellos cada día puedan vivir mejor.

Un primer canal es Saberes Productivos. Hay 54,000 usuarios, es decir el 10% de los beneficiarios está en Saberes Productivos, que es juntar a nuestros adultos mayores, verificar qué cosa de hace muchos años se puede recuperar –danza, tejidos, potajes, comida– y ver cuánto de esos saberes pueden ser introducidos en los colegios. Así, el usuario se convierte en un elemento más activo, más útil.

La ministra de Desarrollo e Inclusión Social, Fiorella Molinelli, nos ha pedido que incrementemos el número y la meta al 2019 es llegar a 90,000 usuarios a escala nacional.

Un segundo canal es la gestión de la salud. Hemos pedido información al Seguro Integral de Salud (SIS) para comenzar a sacar estadísticas sobre cómo va la cobertura de salud para nuestra población beneficiaria, la entrega de medicamentos y la atención médica. Después de procesar estas estadísticas, asesorados con gente especialista en el tema salud, vamos a cuál es la brecha existente. De acuerdo con la situación, solicitaremos intervenciones adicionales al Ministerio de Salud (Minsa). Para eso, la ministra está coordinando con el ministro Fernando D’Alessio.

Este punto lo estamos trabajando en estos momentos, tomará algunas semanas, pero queremos que la población beneficiaria disminuya su gasto de bolsillo en el tema de salud. Todos están afiliados al SIS. Cuando los incorporamos al programa los aseguramos.

–¿Cuáles son las proyecciones de su gestión para fines de año o julio de 2018?

–Fortalecer todo lo que está más allá de la subvención económica, Saberes Productivos, la atención en salud y generar espacios. Hay un espacio en las municipalidades denominado Centro Integral del Adulto Mayor (CIAM). En este momento, de las 1,800 comunas, más de 500 tienen CIAM que han sido abiertos impulsadas un poco por la intervención de Saberes Productivos.

Nuestra mirada al próximo año es fortalecer al máximo todo lo que no es subvención económica para generar todo un ecosistema nuevo con el fin de que los adultos mayores vivan mejor, estén mejor relacionados con su comunidad, su comunidad los aprecie más, y tengan alguna actividad económica.

En Saberes Productivos se programan ferias dos veces por año donde los que hacen tejidos, cocina o artesanías se integran a ellas en sus ciudades y, muchas veces, exponen sus productos.

Beneficiarios activos

–Saberes Productivos es una forma de mantener activos los adultos mayores…

–Esa es la idea. Si tú miras la foto de hace cuatro años, los señores estaban en sus casas. Mucha gente no salía. Por ejemplo, en Puno hay reuniones quincenales de 800 a 900 pensionistas. Y hay un porcentaje que está creciendo que no son usuarios y se incrementan los vínculos entre ellos en esa sociedad.

–¿Es un trabajo difícil atender a los usuarios de zonas difíciles y dispersas?

–Es una tarea ardua. Hay muchos centros poblados alejados en los que tenemos dos o tres usuarios y debemos ir por ellos. Contamos con 350 promotores a escala nacional cuya principal actividad es llegar a las casas de los adultos mayores, visitarlos, ver su situación y revisar también el tema de la filtración.

–¿El trabajo con el Banco de la Nación se está intensificando para evitar que se repitan esas acciones que conocemos?

–La ministra Molinelli está bien preocupada por las mejoras en tecnología. En los próximos días, ella firmará un convenio con el Reniec para intercambiar información en línea. Así, usando la tecnología, evitaremos espacios que puedan ser aprovechados por gente que quiera cobrar algo que no debe.

Cobertura

Cajamarca es la región que registra la mayor cantidad de usuarios de Pensión 65, con 61,616 adultos mayores. Le siguen Puno (55,918), Piura (43,480), Cusco (35,948) y Áncash (34,516).

Por el momento, la menor cantidad de beneficiarios vive en Madre de Dios (956), Tacna (2,082), Moquegua (2,892) y Callao (4,114).

Yuri Muñoz informó que Pensión 65 está organizando un concurso de dibujo, pintura y poesía entre los alumnos de primaria para revalorizar el cuidado de los adultos mayores en los hogares y comunidades. Se han recibido 134,000 trabajos, el año pasado fueron 92,000, refirió.

El funcionario reveló también ue el programa atiende a 775 beneficiarios que pasan los 100 años de edad.