Tipo de cambio:

Compra: 3.282

Venta: 3.286


Año de la lucha contra la corrupción y la impunidad
SÁBADO 20

de julio de 2019

PANAMERICANOS

26 JUL AL 11 AGO

PARAPANAMERICANOS

21 AGO AL 01 SEP

Para escribirte mejor

E sta semana, el Ministerio de Educación oficializó el alfabeto del idioma asháninka. Este reconocimiento se sustenta en la Ley General de Educación que establece la interculturalidad como uno de sus principios. En esa norma también se asume como riqueza la diversidad cultural, étnica y lingüística del país.

5/5/2019


Este es un paso adelante para la difusión de una parte importante de nuestro acervo. El idioma asháninka es la lengua nativa más hablada en la Amazonía peruana. Tener ahora un alfabeto oficial servirá para estandarizar su escritura.

Los libros son una de las formas más eficaces para transmitir y preservar conocimiento. Un interesante porcentaje de la población cuenta ahora con una herramienta que le ayudará a comunicarse e informarse.

En adelante, las publicaciones en este idioma tendrán un uso uniforme del alfabeto. Esta medida no es baladí. Con ella se evitarán confusiones y servirá para crear coherencia en el uso del asháninka escrito.

Otro dato por considerar es que las entidades públicas del país deben emplear las lenguas originarias en toda documentación oficial. Los servicios que brinda el Estado deben estar al alcance de la ciudadanía, y un modo de conseguir esa meta es contar con un alfabeto uniforme para un idioma tan representativo como el asháninka.

Desde hace un tiempo se dan varios ejemplos de orgullo por las lenguas originarias. El año pasado, la película Wiñaypacha, del director Óscar Catacora, primer largometraje en aimara, representó al Perú en las prenominaciones a los premios Óscar y Goya. Asimismo, recibió de la Asociación Peruana de Prensa Cinematográfica (Apreci) varios galardones, incluido el de mejor película peruana estrenada en el 2018.

Para este mes se ha anunciado el estreno de Retablo, dirigido por Álvaro Delgado-Aparicio, filme que aborda el tema de la homofobia en los Andes peruanos y que está hablado, en su mayor parte, en quechua. Esta producción ha recibido varios premios en festivales en el extranjero y su llegada a las salas de cine ha despertado gran expectativa local.

Es interesante ver la evolución del público respecto a estas producciones culturales. El año pasado se otorgó el primer Premio Nacional de Literatura a una publicación hecha en lengua vernácula, la novela Aqupampa, del huancavelicano Pablo Landeo. Esa distinción originó varios reportajes en los medios de comunicación y reveló el emprendedor mundo editorial en idioma nativo.

Como se reveló en un reportaje publicado en la página Cultural de este diario, el quechua es la lengua originaria en la que más libros originales se publican con bastante diferencia en tiraje y títulos. Es de esperar que los hablantes de asháninka, siguiendo esta línea, den a imprenta sus producciones literarias.

Es tarea del Estado promocionar nuestra variedad idiomática. Un ejemplo son los noticieros Ashi Añane, en asháninka; Ñuqanchik, en quechua, y Jiwasanaka, en aimara, que se transmiten por TV Perú y Radio Nacional.