Tipo de cambio:

Compra: 3.244

Venta: 3.248


Año del Buen Servicio al Ciudadano
SÁBADO 23

de setiembre de 2017

Punto de quiebre en la economía

El Perú tiene razones para mostrar el terco optimismo de que ha puesto en marcha un cambio de rumbo en la economía para volver a situarse como un país líder de Sudamérica. En una reciente entrevista, el ministro de Economía y Finanzas, Fernando Zavala, mostró su plena confianza en que ya se superaron los más difíciles retos y, ahora, el país vuelve a la senda del crecimiento sostenido.

29/8/2017





Las razones se encuentran en el cambio del contexto económico internacional y como resultado de la aplicación de medidas para destrabar las inversiones de una telaraña de procedimientos burocráticos y regulatorios, el mantenimiento de una sana disciplina fiscal y el impulso de una política de atracción de inversiones.

Con respecto a los cambios internacionales, el documento Marco Macroeconómico Multianual 2018-2021 expresa las nuevas tendencias de la economía internacional. Se espera una consolidación de la recuperación de los bloques de poder mundial, con los cuales el Perú mantiene sólidas relaciones. Estados Unidos continuará por la senda del crecimiento con un bajo desempleo. La recuperación de la economía de la zona europea ya se comenzó a observar en el presente año, mientras que China continuará con un crecimiento sostenido.

Este clima positivo en el ámbito internacional repercute en el retorno de inversiones mineras, que crecieron un 28% con respecto al primer semestre del 2016, alentadas por los mejores precios. La semana pasada, el precio del cobre cerró en 3.04 dólares la libra en los mercados internacionales, el valor más alto en los últimos tres años.

Pero las mayores fortalezas de las políticas ejecutadas por el gobierno de Kuczynski se encuentran en su propia economía. Como acaba de resaltar el Banco Mundial, la sana política fiscal le ha permitido enfrentar las consecuencias de El Niño Costero y las implicancias de las revelaciones del caso Lava Jato. Por esas mismas razones, la calificadora internacional Moody’s ha mantenido su grado de inversión A3 con perspectivas estables, lo cual le permite obtener financiamiento a bajo costo.

Desde que inició el presente Gobierno, uno de los objetivos era destrabar las inversiones que habían quedado inmovilizadas en el aparato burocrático. En el primer año del actual Gobierno se logró viabilizar una docena de proyectos de infraestructura por un monto de 10,000 millones de dólares, entre ellos, la Línea 2 del Metro de Lima y la ampliación del Aeropuerto Internacional Jorge Chávez.

Las asociaciones público privadas y el mecanismo de obras por impuestos (Oxl) comenzaron a dinamizarse. Existe interés de inversionistas extranjeros por una cartera de proyectos de más de 14,000 millones de dólares este año y el próximo, según la Agencia de Promoción de la Inversión Privada (Proinversión). China, Corea del Sur, Alemania, Canadá y Estados Unidos han mostrado su predisposición por participar en distintos proyectos. El Perú planea que su producto bruto interno (PBI) crezca un 2.8% en el presente año; 4%, en 2018, y en los siguientes años espera consolidar una expansión de 4%. De esta manera, nuestro país continuará siendo referente y ejemplo en la comunidad internacional.

Como acaba de resaltar el Banco Mundial, la sana política fiscal le ha permitido enfrentar las consecuencias de El Niño Costero y las implicancias de las revelaciones del caso Lava Jato.