Tipo de cambio:

Compra: 3.341

Venta: 3.346


Año de la lucha contra la corrupción y la impunidad
DOMINGO 26

de mayo de 2019

PANAMERICANOS

26 JUL AL 11 AGO

PARAPANAMERICANOS

21 AGO AL 01 SEP

Reconocimiento merecido

Hace unos días se declaró Patrimonio Cultural de la Nación a los conocimientos, las técnicas y la iconografía asociados al tallado en piedra de Huamanga. Este producto cultural es uno de los símbolos de identidad de una zona específica de nuestro país, y del que se tiene documentada su práctica desde las épocas coloniales hasta la actualidad.

28/4/2019


Que el Estado le confiera el título de Patrimonio Cultural de la Nación no es un hecho superficial o meramente simbólico, implica una serie de deberes para su protección y cuidado. Por ejemplo, en el caso específico del tallado en piedra de Huamanga, se obliga a la Dirección Desconcentrada de Cultura de Ayacucho a hacer periódicos informes sobre la vigencia de esta forma de expresión y alertar sobre cualquier peligro que tuviera que enfrentar.

No hay que olvidar que el tallado en este tipo de material ha ido adaptándose a diferentes períodos históricos y que reflejan los gustos estéticos de una sociedad, desde las obras de carácter sacro de épocas virreinales hasta las de corte más costumbrista posteriores. Asimismo, se debe tener presente que en períodos específicos, como la época de violencia terrorista que sufrió Ayacucho en las décadas de 1980 y 1990, esta centenaria práctica cultural estuvo a punto de desaparecer. Sin embargo, el Ministerio de Cultura ha registrado a más de 100 maestros talladores en actividad.

Cada cierto tiempo se informa de este tipo de reconocimientos que da el Estado peruano a ciertas formas de expresión o a edificaciones particulares de otras épocas. Es, de algún modo, una manera de integrar al país al admitir que ciertos usos locales o restos arqueológicos o arquitectónicos tienen un valor que enorgullece a toda la Nación. Tenemos un rico patrimonio cultural al que debemos prestar atención y cuidado.

Con el material que tenían cerca, nuestros ancestros encontraron soluciones para diversos problemas que el territorio les presentaba. Su ingenio ha demostrado tener vigencia si nos guiamos por el éxito que tiene la feria de artesanías Rurak Maki, que organiza cada cierto tiempo el Ministerio de Cultura. En ella se aprecia cómo los objetos utilitarios hechos con técnicas ancestrales continúan siendo requeridos por el público contemporáneo.

Esta semana, en un reportaje publicado en este diario y en la Agencia de Noticias Andina, dimos cuenta de la iniciativa de un grupo de vecinos de Cutervo para que la iglesia Matriz de Nuestra Señora de la Asunción de este lugar posea el nivel de Patrimonio Cultural de la Nación. Uno de sus argumentos era que representaba parte de la identidad de los cutervinos, más allá de la religión que cada uno profese.

No es un tema menor el de la identidad. Estamos muy cerca de festejar el Bicentenario de Independencia. Reflexionar sobre lo que nos une como país, los motivos que nos hacen sentir orgullo de ser peruanos, es una tarea obligatoria en medio del espíritu festivo que la fecha obliga.