Tipo de cambio:

Compra: 3.244

Venta: 3.248


Año del Buen Servicio al Ciudadano
SÁBADO 23

de setiembre de 2017

Reformas impostergables

Es bueno para el país que se generen espacios de reflexión y debate sobre los problemas y soluciones de nuestra nación, pensar el Perú como doctrina, como decía el expresidente Fernando Belaunde Terry. Por eso hay que saludar la iniciativa de la Agencia de Noticias Andina, que por medio de su programa Mirada Económica, de Andina Radio y Canal Online, contrastó esta semana las opiniones de tres prestigiosos economistas sobre las reformas impostergables que necesitamos para tener un crecimiento sostenible.

3/9/2017


La primera conclusión tras escuchar al presidente de la Cámara de Comercio de Lima (CCL), Mario Mongilardi; al vicepresidente de la Comisión de Economía del Congreso, Percy Alcalá; y al jefe del Departamento de Investigación Económica de Adex, Marcel Ramírez, es que el Perú requiere tres reformas claves: la del Estado, la laboral y la tributaria.

Ese debería ser el horizonte que guíe la acción gubernamental en los próximos años, consensuado con las fuerzas políticas, para que pueda ser continuado por las próximas administraciones.

En el tema del Estado, el diagnóstico es evidente, el Poder Ejecutivo, los gobiernos regionales y las autoridades locales carecen de capacidades para ejecutar los proyectos que tienen en carpeta, pues sus procedimientos son engorrosos, no cuentan con recursos humanos y técnicos y, como si fuera poco, existe corrupción.

Y es que hemos vivido por décadas en un Estado organizado para administrar la carestía, para no gastar porque los recursos eran escasos, pero también grande e improductivo, y no para impulsar el crecimiento económico. Algo se ha avanzado con las privatizaciones, las concesiones, el presupuesto por resultados y, recientemente, con los mecanismos de inversión de obras por impuestos (OxI), las asociaciones público-privadas (APP) y la intensa campaña iniciada por este Gobierno para la simplificación administrativa.

Pero no basta, hay que construir un Estado dinámico, productivo; introducir los conceptos de la empresa privada, con un gobierno corporativo y competitivo. Hay que insistir en la implementación de la Ley Servir para homogeneizar el servicio público en función de la meritocracia, el buen servicio y el desarrollo del trabajador estatal.

La reforma laboral requiere de consenso para llevar adelante los cambios que demanda el país, por más impopulares que sean, y terminar con el 70% de informalidad. Tres de cada cuatro trabajadores peruanos son informales, sin derechos, es una realidad terrible y la mayor evidencia de que urge una reforma.

La reforma tributaria también es un tema imperativo, pero que responde, igual que la laboral, a que buena parte de nuestra economía es informal y no tributa. Tenemos que trabajar para aumentar la base tributaria, pasar del 12% o 14% de presión tributaria al 20% como mínimo para estar acorde con el promedio regional; ni qué decir del 40% de los países desarrollados.

En suma, es un buen ejercicio pensar en los problemas del Perú, escuchar a los que saben y difundir sus soluciones.