Tipo de cambio:

Compra: 3.209

Venta: 3.213


Año del diálogo y la reconciliación nacional
VIERNES 19

de enero de 2018

Responsabilidad y serenidad

El Perú enfrenta una crisis política que genera inestabilidad e incertidumbre en la ciudadanía, por lo que es necesario, en este momento difícil, que las autoridades y protagonistas políticos actúen con serenidad y responsabilidad, y eso supone un respeto escrupuloso de la Constitución, la ley, pero también de las formas democráticas.

16/12/2017


Por eso llama la atención que sin esperar la presentación del jefe del Estado, Pedro Pablo Kuczynski, ante la comisión Lava Jato, el viernes 22, para responder sobre sus supuestas vinculaciones con Odebrecht, ya se haya presentado en el Parlamento una moción de vacancia presidencial en su contra por supuesta incapacidad moral permanente, en atención del artículo 113 de la Constitución Política.

Más aún, no se entiende la celeridad del Congreso de poner a debate ayer mismo la admisión de ese pedido de vacancia presidencial, cuando no se han sopesado los documentos ni las pruebas brindadas por el Mandatario en su mensaje del jueves pasado, desmintiendo haber sido asesor directo de la empresa brasileña.

El Presidente de la República tiene derecho al debido proceso, a que se escuchen sus explicaciones antes de que proceda una denuncia en su contra; a la presunción de inocencia, y a su derecho a la defensa, todos principios elementales en cualquier sociedad moderna.

Por su parte, el Parlamento tiene el deber de llevar adelante un proceso de vacancia marcado por la objetividad y la legalidad, en el cual no se aceleren los tiempos, más allá de los que establecen la Constitución y el Reglamento del Congreso; con serenidad, sin apasionamientos y con respeto a la más alta magistratura del país.

Es alentador que legisladores tan diversos políticamente, como Víctor Andrés García Belaunde (AP), cuya bancada no se sumó al pedido de vacancia, Javier Velásquez Quesquén (PAP), Kenyi Fujimori (Fuerza Popular) y María Elena Foronda (Frente Amplio) llamaran la atención sobre esta situación e invocaran el respeto a los derechos del Mandatario.

Como bien lo dijo ayer también García Belaunde, estamos en un momento caliente que requiere de cabeza fría de sus líderes para llegar a una solución. Ese es el espíritu que debe prevalecer porque por encima de todo, respetando el voto final que tendrá que dar el Congreso sobre la vacancia, están los intereses del país.

Este es el sentir de la mayoría de peruanos, al margen de sus colores políticos o afinidad con el Gobierno. Desde instituciones como la Asamblea Nacional de Gobiernos Regionales, la Asociación Civil Transparencia, la Confiep o la Sociedad Nacional de Industrias, el pedido es uno solo: evitar las decisiones apresuradas y respetar el orden constitucional.

Aunque pueda sonar a lugar común, no hay mejor momento que este para reafirmar que “El Perú es más grande que sus problemas”. En manos de nuestras autoridades del Ejecutivo y el Legislativo está encontrar un desenlace que nos devuelva la estabilidad y la serenidad que tanto necesitamos para seguir avanzando como sociedad. La historia juzgará.