Tipo de cambio:

Compra: 3.244

Venta: 3.248


Año del Buen Servicio al Ciudadano
SÁBADO 23

de setiembre de 2017

Sinfonía de lo salvaje

En la novela La sinfonía de la destrucción, Novoa recrea el Rímac y explora el lenguaje, incluso los emoticonos.

3/9/2017


José Vadillo Vila

jvadillo@editoraperu.com.pe

“A Lima no la conoces, te la inoculas directo a las venas”, dice ‘el Monarca’, el personaje principal de La sinfonía de la destrucción (Planeta Perú, 2017). Es una novela coral, descarnada y violenta, cuyo epicentro es el distrito del Rímac, pero elaborada con una prosa que atrapa, gracias a la destreza del autor, de alguien que emerge de los bajos fondos para contarnos esta historia. 

“Hay cosas más fuertes que no he puesto en la novela porque parecerían inverosímiles”, dice Pedro Novoa (Lima, 1974).

¿Por qué el Rímac? Hay una sensación de “injusto destino”, de futuro truncado, de ciudad “maltrajeada” a pesar de ser patrimonio cultural, que le transmite el bajopuente. “Es como catalogar a un viejito que tiene diabetes como héroe nacional y no lo curas”, dice.

Novoa dictaba clases en un colegio femenino del distrito, cuando se cayó el techo. Fue uno de los detonantes para la novela.

El buen lenguaje

Para el autor, el Rímac es un espacio rico para novelar también por sus personajes, nombres de calles, religiosidad y jerga.

Sobre el lenguaje del libro, recuerda que el castellano es muy violento y machista, comparado con el quechua o el asháninka.

También incorpora el lenguaje de los emoticonos. “Es importante para trabajar la distorsión de la identidad. Además, la alternativa icónica permite simplificar la comunicación”, explica.

De los personajes también dice que más que sobrevivir ellos “reinan”. “Dentro de su decadencia moral hay fuerza existencial”.

Por otro lado, su generación es la de la “destrucción”, que no tuvo otras alternativas porque crecieron en los años de violencia armada.

Aborda también la corrupción. “La gente reflexiona sobre los hilos de la corrupción cuando suceden desgracias”, explica el autor, quien sirvió cuatro años en la Infantería de Marina durante los años de violencia armada.

Con La sinfonía de la destrucción, Novoa hace un homenaje al uruguayo Juan Carlos Onetti y al francés Louis-Ferdinand Céline, que forman su “parentesco literario”.

Su próxima novela se basará en las vivencias de exmarinos. “Los medios y la literatura describen a los militares como salvajes. La memoria olvida que los subalternos éramos también gente del pueblo”, recuerda.

Datos

El lunes 11 estará en la UNSA. La sinfonía... se presentará el martes 12, a las 17:00 horas, en la biblioteca regional Mario Vargas Llosa de Arequipa.

Novoa ha ganado el Premio Internacional de Novela Corta Mario Vargas Llosa 2012.