Tipo de cambio:

Compra: 3.233

Venta: 3.236


Año del Buen Servicio al Ciudadano
MIÉRCOLES 22

de noviembre de 2017

DAMARIS Y SAYWA. CANTANTES

“Somos una misma esencia”

Ambas alistan su reencuentro musical tras su paso por el Encuentro de Artes en Beijing, en el que mostraron al Perú por medio de su música.

22/10/2017


Cecilia Fernández Sívori

mfernandez@editoraperu.com.pe

A Saywa y Damaris no solo las une el vínculo filial de madre e hija, sino también la música, el hilo conductor de sus vidas. Así, se unen, una vez más, para sacar adelante Uniendo generaciones, el  domingo 19 de noviembre  en el Parque de la Exposición, propuesta que busca entrelazar a padres, hijos y abuelos alrededor de la música. 

–Esta propuesta no solo busca integrar, sino también es una oportunidad para reconocerse por medio de la música.

Damaris: La idea es tener un encuentro familiar. A veces las generaciones se van separando y muchas veces los gustos, la tecnología y la vida diaria originan esto. La idea es que imaginariamente todos vuelen a su tierra. Y si un padre lleva a su hijo, yo me encargaré de que aprecie en toda su dimensión el arte y el género.

Saywa: En esta propuesta queremos dejar en claro que nuestra música siempre ha tenido valor; cada canción tiene historia, algo que últimamente se está perdiendo. La idea es que nuestra música se una a través del tiempo.

–¿Hoy se vive más nuestra peruanidad?

Damaris: Estoy feliz de que se viva un sentimiento peruano, pero creo que debe ir más allá de la forma. Que trascienda al sentimiento individual, que uno pueda sentirse parte de los Andes, no solo en palabras. El agradecimiento que tengo es haber podido vivir en un contexto donde se respiraba música. Lamentablemente, esa experiencia no la viven todos los peruanos.

–A propósito del censo de hoy, ¿cómo te identificas?

Damaris: Me identifico como país diverso; me siento bendecida porque no todos los seres humanos nacemos en un país próspero y diverso. He conocido ahora un poco de la Amazonía y quedé fascinada al reconocer sus dialectos. Nuestra misión, como humanos, es conocer la tierra en la que hemos nacido. Preguntarse por qué nací en el Perú, qué me ofrece esta tierra. Así también, es poder compartir –por medio de la música– con quienes no han nacido acá.

Saywa: Los tiempos cambian y hay que vernos ahora cómo estamos, quiénes somos, así nuestra mirada de la vida será distinta.

Honor a la madre

Saywa, madre de Damaris, no contiene la emoción cuando escucha hablar a su hija Damaris y así recuerda a la niña ávida de conocer y aprender el arte, la que hoy se ha convertido en una artista completa y reconocida.

–¿Sientes que influiste fuertemente en ella?

Saywa: Creo que fue medular estar cerca musicalmente, y mi mayor satisfacción es que todo ha ido bien. Nunca me imaginé que ella iba a alcanzar la posición que hoy tiene. Para mí, ha sido una bendición. Cuando ves crecer algo maravilloso dices: Esto es obra de Dios. Ella ha logrado muchas cosas que yo no pude hacer en mi momento porque no conté con el apoyo y comencé a cantar ya grande.

–¿Y cómo es para ustedes trabajar juntas?

Damaris: Felizmente, hemos encontrado un punto de equilibrio y fluir. Cuando trabajas con otros artistas, con otros estilos, las cosas se ponen quizá un poco más intensas. Creo que con los años lo hemos logrado. Que mi mamá sea más intérprete y yo más músico nos complementa. Para mí, ella es indispensable; sobre el escenario, somos una misma esencia.

–Ustedes han representado al país en encuentros como el de Beiging; ¿el Perú tendrá algo similar algún día?

Saywa: Allí gustó mucho nuestra música; nos enlazamos y espero que el Perú pueda, en algún momento, recibir diversas manifestaciones musicales, como las que vivimos en ese encuentro.

Damaris: Lo más importante de ese festival fue que no había etiquetas, no nos encasillamos en la música folclórica. Allí nos encontramos con músicos de rock y música tradicional; habría que rescatar eso. Poder presentar no solo al Perú tradicional, sino también al contemporáneo y moderno.