Tipo de cambio:

Compra: 3.233

Venta: 3.236


Año del Buen Servicio al Ciudadano
MIÉRCOLES 22

de noviembre de 2017

MANUEL GARRIDO-LECCA. PRODUCTOR MUSICAL

“Soy ecléctico por el jazz”

El músico cumple tres décadas de trabajo y lo hace con su tercera nominación a los Grammy Latino, esta vez con dos canciones de Chabuca Granda en las voces de Rubén Blades y Jorge Drexler.

15/10/2017


José Vadillo Vila

jvadillo@editoraperu.com.pe

Creció escuchando música clásica y jazz. Era un escolar cuando Celso Garrido-Lecca, el famoso compositor y primo-hermano de su padre, vio su talento en los teclados. “Yo a Celso le debo todo; él vio en mí lo que quizá ni yo mismo había visto. Me animó a tomar la música como profesión”. Luego se graduó con honores de la Escuela de Música de la Universidad de North Texas y tiene un posgrado en la Universidad de Nueva York.

–Un productor musical realiza varias funciones.

–Es quien está a cargo de la dirección tanto musical como técnica para la realización de un disco. Es el equivalente a un director de cine. Es el que dirige todo: a los músicos, los cantantes, el que hace los arreglos o decide quién va a hacerlos bajo su supervisión.

–¿Qué te permitió tu formación como músico de jazz?

–El jazz me abrió las puertas para ser ecléctico. Es cierto, la mayor parte de mi carrera la pasé en el pop-rock, pero siempre he tenido una sensibilidad especial para la fusión.

Manuel cumplirá 30 años como productor musical. Los discos de oro, platino y multiplatino avalan su exitosa carrera. Las canciones que produjo con Arena Hash y Pedro Suárez-Vertiz, por ejemplo, suenan hasta hoy.

Dos de las canciones que produjo para el álbum A Chabuca, ‘La Flor de la Canela’ y ‘El surco’, en versiones de Rubén Blades y Jorge Drexler, compiten al Grammy Latino 2017 en la categoría de Mejor Grabación del Año junto al ubicuo ‘Despacito’, de Luis Fonsi, a canciones de Juanes, Shakira, Ricky Martin, Residente.

Es su tercera nominación a los Grammy Latino. La primera la obtuvo en el 2010, con un disco instrumental que le produjo al venezolano Javier Soto; y, en 2007, con el colombiano Andrés Cepeda.

–¿Cómo asume esta nominación al Grammy Latino?

–Fue una enorme sorpresa alcanzar la nominación en esta categoría, tanto para mí como para todo el equipo (Mabela Martínez, Susana Roca Rey y Edu Olivé). Creíamos que íbamos a tener buena chance en la categoría Folclor Tradicional y no en alguna de las cuatro categorías principales.

–A Chabuca no es un álbum de música criolla.

–No es un disco de folclor. Es un álbum ecléctico, moderno donde hay un poco de todo. Sin duda, está presente toda nuestra música y la obra de Chabuca Granda., pero la idea, desde el principio, fue globalizar las canciones de Chabuca. Por eso también se puso en la voz de artistas conocidos internacionalmente (Javier Lazo es el único intérprete local).

–¿Los géneros peruanos pueden internacionalizarse?

–Tenemos mucho para dar y e haber colocado dos canciones en la categoría número 1 debería animarlos a más. Conozco el mercado colombiano. Hoy es una potencia en la música, pero fue una industria musical incipiente como la nuestra. La punta de lanza fue Carlos Vives, quien internacionalizó el vallenato. En el Gobierno alguien prestó atención a la música como producto de exportación cultural colombiano y desarrollaron una política de Estado en alianza estratégica con la empresa privada.

–¿Esa alianza estratégica entre Estado y los productores es lo que nos falta?

–Exactamente. El ejemplo colombiano no fue de un día para otro. Les tomó 20 años. Si hay cosas bien hechas, debemos estudiarlas, analizarlas y adaptarlas a nuestra realidad. Canadá ha sacado adelante sus industrias culturales. Allá funcionan muy bien las cuotas para los artistas canadienses.

–El tema del porcentaje del artista local acá no ha funcionado.

–En Canadá, Celine Dion no cuenta para la cuota de artistas locales. La norma canadiense es clara: reciben el apoyo de difusión los artistas nuevos. Y esa norma funciona muy bien desde hace 30 años.

–¿En el Perú carecemos de renovación de estrellas?

–Correcto. En épocas determinadas de los sesenta, setenta, aquí hubo una ebullición creativa importante y se truncó. En los ochenta y noventa se le prestó atención a los que éramos creadores de contenido musical. Luego empezó este largo paréntesis. Ahora comenzamos a salir de la hibernación.

–¿Si uno quiere sonar bien debe de invertir?

–Si quieres salir y competir, pues tienes que hacer una producción de ese nivel y eso es caro. Veo a artistas que se gastan miles de dólares yendo al extranjero a buscar productores, estudios de grabación, cuando pueden mirar perfectamente aquí adentro: hay la infraestructura para hacer una producción que compita codo a codo con eso. Aquí está la prueba.