Tipo de cambio:

Compra: 3.286

Venta: 3.289


Año del diálogo y la reconciliación nacional
DOMINGO 20

de mayo de 2018

SERVIDORES PÚBLICOS DESTACABLES. LUIS BROMLEY COLOMA

“Soy testigo de grandes cambios en el hospital”

Neurocirujano sostiene que personal de salud del Guillermo Almenara de Essalud está en permanente mejora.

2/5/2018


Susana Mendoza Sheen

smendoza@editoraperu.com.pe

Perfil. Es médico cirujano, con especialidad en neurocirugía, y gerente de la Red Asistencial Almenara desde hace 25 años. Su carrera la inició en el hospital Guillermo Almenara, en donde creció como profesional y gestor público.

Nació en Sullana, Piura, y se siente provinciano a pesar de haber dejado su tierra natal hace más de cuatro décadas. Luis Bromley Coloma no se dejó conquistar por la vida cosmopolita, dice, y prefiere el arroz con pato, el mondonguito, que los platillos gourmet que lo “deja de hambre.”

Este médico formado en la Universidad de Trujillo, cuando solo había cinco facultades de medicina en el país, hoy es gerente de la Red Asistencial Almenara. Además, es responsable de 20 establecimientos de salud de atención primaria. Su función es garantizar diariamente que las 20,000 personas que llegan al nosocomio, entre titulares y sus familias, sean bien atendidas, diagnosticadas y tratadas.

Y no es para menos, creció profesionalmente en el hospital Guillermo Almenara, en donde realizó su residentado médico en 1984. Salvo el paréntesis de cinco años, cuando se encargó de la organización del Instituto Médico Legal durante 2003- 2008, el resto de su crecimiento profesional lo hizo en el que fuera el hospital Obrero.

“En estos años soy testigo de grandes cambios que han ocurrido en el hospital. Uno de ellos es que la vocación de servicio de sus trabajadores ha crecido. Dan de sí, aun habiendo pocos recursos. A veces hasta donan sangre para los pacientes. El hospital se ha convertido en la vanguardia del diagnóstico y tratamiento gracias al uso de tecnología médica. Hoy atendemos 100 especialidades”.

Pero este neurocirujano, especializado, además, en microcirugía para extraer tumores cerebrales, cambió en estos años. En el uso de su tiempo, por ejemplo. Antes le dedicaba ocho horas a un paciente, hoy 15 porque su compromiso personal con los pacientes ha aumentado.

“Después de una operación, regreso a verlo, a conversar con la familia. Establezco una relación más humana y personal. Una operación en el cerebro es una lucha contra la muerte. El cerebro es el órgano más frágil, delicado y difícil del cuerpo humano. Uno no se puede equivocar”.

Médico provinciano

Luis se hizo médico en Trujillo, cuando la gente se moría por una hemorragia cerebral o traumatismo encefalocraneano. Solo había tres médicos neurocirujanos que podían realizar intervenciones quirúrgicas en el cerebro. Por eso, él eligió esa especialidad y viajó a Lima para estudiar en San Marcos.

Sus progenitores, naturales de Sullana, Piura, se esforzaron porque él y sus hermanos, su gemelo y el menor, recibieran estudios superiores. De su padre recuerda el entusiasmo y de su madre, la serenidad. Vuelve a sus orígenes cada cierto tiempo para no olvidar de dónde nace su vocación.

Servidor público

Bromley Coloma sostiene que en el Estado laboran servidores públicos inteligentes y competentes. El personal de salud del hospital Almenara está en permanente mejora y se esfuerza por cerrar las brechas entre la demanda de atención de los asegurados y la oferta de salud de la seguridad social.

“Ser funcionario es una decisión personal. Los puestos públicos deben ser por mérito, y las negligencias tienen que ser identificadas y sancionadas”, afirma.

El doctor Bromley tiene fuerza moral.

Hoja de vida

Estudió Medicina en la Universidad Nacional de Trujillo 1972- 1982.

Hizo su Serums en 1983, en el Centro de Salud Materno Infantil en La Libertad. Realizó su residentado de Medicina en el hospital Guillermo Almenara em 1984.

Es egresado de la Maestría en Neurociencias de la UNMSM y egresado del Doctorado en Gobierno y Políticas Públicas de la USMP.

Es neurocirujano de tumores en el hospital Almenara.