Tipo de cambio:

Compra: 3.244

Venta: 3.248


Año del Buen Servicio al Ciudadano
SÁBADO 23

de setiembre de 2017

ENFOQUE

TC: Guste o no, se cumple

Como infidencia de alguna persona en el Tribunal Constitucional (TC) y de un miembro del Parlamento, se ha dado a conocer el texto de lo que se supone es la parte resolutiva de una sentencia, y decimos se supone, pues el propio Tribunal ha manifestado que el fallo solo tiene vigencia una vez que se publica oficialmente, lo que aún no ha sucedido.

7/9/2017


Ántero Flores-Aráoz

Expresidente del Congreso

La sentencia aludida habría sido expedida en el proceso de inconstitucionalidad de la reforma del reglamento del Congreso, instaurada por un grupo de congresistas que consideró que las modificaciones al mencionado reglamento colisionaban con los derechos constitucionales de los parlamentarios, como son las facultades de representación, de fiscalización y de legislación.

Las modificaciones reglamentarias cuestionadas impiden a parlamentarios que por diversas razones dejaron el grupo parlamentario al que pertenecían postular a cargos en la Mesa Directiva del Congreso y de sus comisiones, incluso de la Comisión Permanente. Tampoco podrán constituir un nuevo grupo parlamentario o adherirse a otro existente, ello como herramienta para evitar en lo posible lo que se denomina transfuguismo, que no debería confundirse con disidencia.

No vemos que las modificaciones reglamentarias a las que nos estamos refiriendo transgredan los derechos de los congresistas, que en resumen son representar a los ciudadanos, fiscalizar a las instituciones del Estado, así como legislar, ya que pueden presentar proyectos de ley, pertenecer a las comisiones dictaminadoras y sustentar sus posiciones en el pleno legislativo, entre otros diversos derechos.

Algunos parlamentarios reclamaron por la supuesta y aun no conocida oficialmente sentencia del TC, algunos incluso en forma descortés y con modales inadecuados. Todos tenemos el derecho de criticar las resoluciones del Poder Judicial y del TC, pero una cosa es criticar y otra muy distinta es denigrar a sus miembros, lo que es inadmisible.

Los congresistas no tienen privilegio de incumplir las regulaciones legales y pronunciamientos jurisdiccionales, y como hay igualdad ante la ley están obligados como cualquier otra persona al cumplimiento tanto de la ley como de las sentencias y resoluciones emanadas de los organismos jurisdiccionales, les guste o no.

El reglamento del Congreso tiene fuerza de ley y, por ende, es de obligatorio cumplimiento, pero esa normativa puede quedar sin efecto en caso de declararse su inconstitucionalidad, lo que significa que es expulsada del ordenamiento legal del país. Empero, el TC no puede, de modo alguno, sustituirla por otra norma ni ocupar el vacío dejado por dicha declaración, lo que es prerrogativa exclusiva del Congreso y del Poder Judicial, según sea el caso. Luego de que se publique la sentencia, corresponderá al Congreso buscar fórmulas jurídicas eficaces para llenar los vacíos dejados por la declaración de inconstitucionalidad, que desalienten el transfuguismo y la proliferación de bancadas.