Tipo de cambio:

Compra: 3.244

Venta: 3.248


Año del Buen Servicio al Ciudadano
SÁBADO 23

de setiembre de 2017

Todos a luchar contra la anemia

Al difundir la ministra de Salud, Patricia García, los resultados de la primera jornada de diagnóstico y tratamiento de la anemia en Lima Metropolitana y el Callao debemos concluir que esta cruzada no solo compete a las autoridades, sino a toda la sociedad peruana, por la alta presencia de esta patología.

5/9/2017





La ministra reveló que de las 10,000 atenciones a niños y mujeres gestantes realizadas en 48 puntos establecidos en la capital, el 50% de los menores y el 30% de las gestantes registraron este mal, no solo en un estadío leve, sino también moderado y grave, como el de una menor a la cual se tuvo que internar de emergencia en el Instituto Nacional de Salud del Niño.

Todos los peruanos tenemos que movilizarnos en esta iniciativa, empezando por los padres de familia, que deben llevar a sus hijos a los puntos de detección y, sobre todo, proporcionar una alimentación saludable y rica en nutrientes, para combatir la malnutrición y el retraso en el crecimiento.

El Gobierno del presidente Pedro Pablo Kuczynski se ha puesto como meta reducir de 43.6% a 19% los niveles de anemia en los niños menores de 3 años al final de su mandato en el 2021, una cifra ambiciosa, sin duda, y en la que todos debemos aportar.

Para ello, ha lanzado el Plan Nacional de Reducción y Control de la Anemia y la Desnutrición Crónica Infantil en el Perú 2017-2021, que consiste en una campaña masiva de educación y jornadas de detección a escala nacional, donde se identifica la enfermedad y se proporciona tratamiento y medicamentos de manera gratuita a los menores afectados.

El domingo 3 de setiembre se realizó la primera jornada de diagnóstico y tratamiento con módulos instalados en calles, plazas y mercados de la capital y el primer puerto, y continuará el domingo 17 de setiembre en 13 distritos de Lima; las gestantes y niños menores de 3 años tendrán una nueva oportunidad de someterse al despistaje respectivo.

La anemia tiene un costo para la persona que lo padece, pero también para el Estado y la sociedad en su conjunto. Un estudio de Grade, Impacto económico de la anemia en el Perú, de Lorena Alcázar, del 2012, señala que la pérdida cognitiva de los niños por causa de esta enfermedad repercute en su futuro desempeño en el mercado laboral, lo cual redunda en un menor salario y baja productividad.

Los costos para el Estado se miden por los de los partos prematuros a causa de la anemia y los años de escolaridad extra de quienes repiten por causa de esta patología.

En términos monetarios se pierde el 0.62% del producto bruto interno –bajo la estimación más conservadora–, es decir, aproximadamente 2,777 millones de soles.

Lo importante es que este mal se puede detener a tiempo, con una detección temprana y buena alimentación, rica en hierro. Reducir la anemia es una cruzada nacional y un compromiso del Estado para que el crecimiento económico vaya de la mano de una población saludable y competitiva para el futuro.