Tipo de cambio:

Compra: 3.266

Venta: 3.269


Año del diálogo y la reconciliación nacional
LUNES 25

de junio de 2018

SERVIDORES PÚBLICOS DESTACABLES. KATIA INÉS MIESES FERNÁNDEZ

“Trabajar en el Estado permite contribuir con el desarrollo del país”

Está comprometida con hacer realidad el sueño de muchas familias que desean titular sus lotes.

6/6/2018


Susana Mendoza Sheen

smendoza@editoraperu.com.pe

Perfil. Es gerente pública de Cofopri y directora de Formalización Integral. Creó un proceso de trabajo interactivo entre la oficina de Lima y las zonales para reducir el tiempo de formalización de predios familiares. Debido a ello ganó el primer lugar en la categoría Sistemas de Gestión Interna del concurso Buenas Prácticas, que organiza Servir.

Es perseverante, responsable y exigente consigo misma. No huye a los desafíos, más bien los enfrenta, y por eso eligió la carrera de Ingeniería Civil en una época en la que un aula reunía a 40 hombres y cinco mujeres, mientras que su progenitor, médico de profesión, esperaba que siguiera sus pasos.

“Durante el primer ciclo en la universidad, los chicos no querían hacer grupo con nosotras; qué pensarían. Al ciclo siguiente cambiaron porque vieron que nosotras éramos más aplicadas que ellos”, recuerda con alegría.

Ya pasaron cerca de tres décadas desde entonces, y si bien descubrió que con la ingeniería obtenía resultados más tangibles y sentía más satisfacción, nunca dejó de lado la idea de ayudar a las personas mediante su profesión.

Lo hace actualmente como directora de Formalización Integral, instancia operativa del Organismo de Formalización de la Propiedad Informal (Cofopri), que formaliza y titula los lotes de asentamientos humanos, centros poblados, asociaciones de vivienda, y también procede del mismo modo en cada predio familiar.

“Ponemos en valor la propiedad, lo que las familias invierten para levantar su sala, su cocina o el espacio que necesitan; así es como ahorran sus ingresos. Con su título tienen la posibilidad de cambiar sus vidas”, comenta.

Vocación de servicio

Katia encontró en del Cofopri, primera entidad pública en la que trabajó, un aliciente para consolidar su vocación de servicio.

En 1996 ingresó a la institución y se enamoró de ella, justamente porque veía cómo ayudaba a las familias más pobres de las ciudades.

Pero renunció para trabajar en el Ministerio de Trabajo durante un lustro como gerente de proyectos en el programa A Trabajar Urbano. Por su capacidad, la llamaron de otras instituciones del Estado, pero retornó al Cofopri en el 2015 como gerente pública y con la misión de asegurar que la institución realizara cambios para cumplir su misión. Tiene carrera pública.

Para Katia, el Estado brinda a los empleados públicos la oportunidad de contribuir con el país, no importa dónde se ubiquen, “siempre es posible hacer cosas buenas por el Perú”, dice. El problema es que no existe meritocracia.

“Cuando se quiere innovar para enfrentar de manera creativa los problemas, se encuentra gente que no entiende y otra que se resiste, no quieren alterar su zona de confort. Esta situación se complica con jefes que asumen el cargo por confianza y no por competencia”

Esta funcionaria, además, es miembro del Cuerpo de Gerentes Públicos de Servir, al que se reincorporó en el 2013. Experiencia que le permite afirmar que este cargo en la administración pública permite tener una visión de mediano plazo en el trabajo. Lo que es inusual, pues muchos son puestos de confianza que ante cualquier cambio de gobierno, ministro o directivo son ocupados por otros, y eso afecta el cumplimiento de planes y metas. Un gerente público irradia una nueva forma de gestión, se proyecta y fortalece un equipo, señala.

“En el Cofopri hay gente comprometida con hacer realidad el sueño de muchas familias que desean titular sus lotes o para darlo en herencia u obtener créditos para progresar. Trabajamos por su bienestar”. Katia da todo de sí para lograrlo.