Tipo de cambio:

Compra: 3.244

Venta: 3.247


Año del Buen Servicio al Ciudadano
LUNES 24

de julio de 2017

Un buen año para la pesca

El sector pesquero crecerá este año 65%, impulsado por el mayor desembarque de anchoveta para consumo humano indirecto, informó el ministro de la Producción, Pedro Olaechea. Se trata de una buena noticia porque de esa manera se revierte la fuerte caída de 19.8% que tuvo el sector el año pasado; además, acerca al país a la meta de cerrar el 2017 con un crecimiento de la economía de 2.8%, de acuerdo con la proyección del Banco Central de Reserva (BCR).

6/7/2017


Las perspectivas positivas también alcanzan a la pesca para consumo humano directo, que se incrementaría en 12.4% por las mayores capturas de diversas especies, como pota, merluza y langostinos para congelados.

Hay que tener presente también que este crecimiento impacta positivamente en la manufactura, pues si bien una parte del volumen de pesca va a frescos y mercados, la gran mayoría se destina a fabricar aceite de pescado, conservas y congelados, que es manufactura primaria.

El ministro Olaechea señaló que con este resultado la pesca tiene una incidencia de 0.7% en el producto bruto interno (PBI) nacional. “Esto ratifica al sector como uno de los principales impulsores del crecimiento económico”, refirió.

Explicó además que la apertura de la primera temporada del 2017 en la zona norte-centro y el aumento de 83% en el desembarque de recursos destinados a la industria de congelado, particularmente de pota, langostinos, atún y merluza, han contribuido a lograr este resultado.

El sector pesquero ha tenido altibajos en los últimos años, los cuales se explican, en parte, por la política de cuotas pesqueras y vedas, con el fin de no depredar nuestro mar, sino de darle sostenibilidad en el tiempo al recurso marino.

Así, en el 2011 creció 93.1%; en el 2012 tuvo una caída de 41.6%; en el 2013 subió 24.6%; en el 2014 hubo otra baja de 41.1%; en el 2015 de nuevo registró una subida de 35.9%, para descender en el 2016 a 19.8%, y ahora, en el 2017, logrará un alza de 65%.

En este punto hay que reconocer que ahora las empresas y armadores han comprendido la importancia de las cuotas y las vedas, pues son conscientes de la necesidad de darle sostenibilidad al recurso marino: si se agota, no habrá pesca ni industria.

De ahí el compromiso para respetar estos mecanismos, para no pescar ni fomentar el consumo de ejemplares jóvenes de anchovetas, langostinos y conchas negras, entre las especies bajo supervisión.

En esta especie de balance, no podemos dejar de mencionar el desarrollo de la acuicultura como tema pendiente en el sector, para lo cual la presidenta de la Sociedad Nacional de Pesquería,Elena Conterno, ha propuesto un impulso similar al que recibió en su momento la agroindustria.

Estamos próximos a celebrar las Fiestas Patrias, y esta noticia debe ser motivo de optimismo para todos los sectores, en un segundo semestre mucho más auspicioso que el primero, y conseguir los objetivos económicos que nos hemos trazado.