Tipo de cambio:

Compra: 3.237

Venta: 3.240


Año del Buen Servicio al Ciudadano
LUNES 23

de octubre de 2017

ALTO A LA VIOLENCIA CONTRA NIÑOS Y ADOLESCENTES

Un pacto de ternura

El Perú se suma hoy a la campaña mundial para sensibilizar sobre la necesidad de erradicar la violencia en todas sus formas. La meta es llegar al bicentenario como un país libre de agresiones físicas y verbales contra los menores de edad.

4/8/2017


Karina Garay

kgaray@editoraperu.com.pe

Mauro Paucca Quichca tiene una voz suave y cálida. A sus 17 años es un gran líder, pero no de los que levantan la voz, sino de los que convencen y suman, en su caso, a niños y adolescentes que, como él, conocen de cerca qué es la violencia y lo que ocasiona en sus víctimas: sumisión, miedo, terror o parálisis. 

Como coordinador de la Alianza Nacional de Líderes de Transformación (Red Analit) ha dejado su natal Ayacucho y está de visita en Lima, liderando un congreso con más de 100 menores de varias regiones del país, cuyos frutos compartirán con sus autoridades locales y también con el presidente Pedro Pablo Kuczynski, quien hoy firmaría el emblemático Pacto de la Ternura, estrategia nacida en el Perú como escudo ante la violencia ejercida contra los más indefensos.

En esa actividad, el Mandatario será, además, el invitado especial del lanzamiento de la campaña global “Necesitamos a todo el mundo para eliminar la violencia contra la niñez”, promovida por la organización World Vision, socia de la Red Analit, que busca convocar energías y fuerzas de gobiernos locales, empresas, profesionales, artistas, gremios, padres de familia y la sociedad para llegar al bicentenario como un país libre de la violencia física y verbal contra los menores de edad.

Yo te escucho

De acuerdo con la última Encuesta de Hogares, 7 de cada 10 niños y niñas de entre 9 y 11 años fueron víctimas de algún tipo de violencia.

“Mucha gente cree que la violencia va a sanar las heridas del país y, por el contrario, la violencia genera más heridas, más dolor, más tristeza, además de la inseguridad ciudadana, de la que todo el mundo habla, pero nadie reconoce que ocurre en la casa, en la escuela”, afirma reflexivo.

“El solo hecho de participar en estos espacios me ha cambiado la vida y la relación que llevo con mis padres. Antes, las decisiones las tomaban papá y mamá; ahora se consulta también con los hijos. Antes se aplicaba la violencia; ahora, las armas de corrección son la comunicación y, sobre todo, la ternura, el amor, que deben estar siempre en la familia, porque es el primer espacio donde se debe velar por nosotros; lamentablemente, muchas veces eso no sucede. Muchas familias peruanas consideran que la violencia es una forma de solucionar las cosas, pero es lo contrario”, argumenta.

En un descanso de las dinámicas propias del congreso que lidera, Mauro comentó orgulloso que los niños de la Red Analit realizaron una gran encuesta de opinión sobre las medidas correctivas libres de violencia en la escuela; con ese fin entrevistaron a 2,876 menores de Áncash, Ayacucho, Cusco, Huancavelica, la Libertad y Lima, de los cuales, el 27.3% era de zonas rurales.

Las cifras no hacen más que confirmar que este tipo de violencia es vista como ‘muy normal’ en el país y que, peligrosamente, en algunos casos es vista como necesaria por los niños (ver recuadro).

Agenda pendiente

“Cuando hablamos de violencia, en algunos países tienen el trabajo infantil como el principal problema, pero en el Perú la más común es la violencia intramural, silenciosa, que se da en los hogares y que inclusive se le considera normal. Hay algo que tenemos en común con México, y es que se acepta la violencia física y psicológica para corregir a los niños. En esto vamos a trabajar los próximos años”, anunció el director ejecutivo de World Vision, Yván Castro.

El experto advirtió que trabajar en la erradicación de la violencia infantil es hacerlo también en la seguridad ciudadana que todos reclaman, porque, aunque la relación no es inmediata, la violencia juvenil y el pandillaje son producto de agresiones en la niñez.

Por su parte, la directora de incidencia en políticas públicas y movilización de World Vision, Marlene Arroyo, manifestó que es urgente destinar mayor presupuesto para temas de prevención contra la violencia hacia los niños en sus escuelas y comunidades.

“Hace algún tiempo, World Vision implementó una plataforma virtual en la que se inscribieron 2,500 operadores públicos para llevar el curso sobre castigo físico y humillante, que duró 12 sesiones. En ese escenario, muchos se preguntaban qué hacer ante casos de castigo físico en la escuela, en la comunidad. Es urgente que se destine presupuesto para atender esta problemática y aterrizar en protocolos adecuados para que realmente se pueda ejercer un trabajo de prevención”, aconsejó.

Se buscan voluntarios

La campaña lanzada hoy busca sensibilizar a la mayor cantidad de personas sobre los efectos nocivos de la violencia contra los niños, sin descuidar la formación de agentes estratégicos que puedan hacer la diferencia.

“Estamos promoviendo todo lo relacionado con las escuelas de ternura, que son programas de formación en los que vamos a requerir profesionales voluntarios o universitarios voluntarios que se sumen a la tarea de difusión”, comentó Marlene Arroyo. La estrategia, de factura nacional, se inició capacitando a numerosos operadores públicos de las Demuna en Ayacucho.

“Lo que necesitamos es entrenadores para lograr el efecto cascada. Nos pueden encontrar en www.visiónmundial.org.pe. Hacerlo solos sería imposible”, dijo.

El dato

30%    de los menores cree que medidas correctivas son necesarias.