Tipo de cambio:

Compra: 3.237

Venta: 3.240


Año del Buen Servicio al Ciudadano
MARTES 22

de agosto de 2017

Una salida a la crisis de Venezuela

No hay día que pase que no tengamos noticias sobre la crisis institucional que vive Venezuela, cada una más grave que la anterior, desde marchas de protesta en las calles, con un saldo que supera el centenar de muertos, la elección de una asamblea constituyente –a pesar de las protestas internacionales– hasta la aprehensión nuevamente de los líderes políticos Leopoldo López y Antonio Ledezma –quienes ya cumplían una arbitraria detención domiciliaria– y, ahora último, la sospecha de que el gobierno chavista de Nicolás Maduro habría cometido fraude electoral.

4/8/2017


Estamos ante un quiebre de la democracia perpetrado por un régimen que reprime a sus ciudadanos, que viola los derechos humanos y también su propio orden constitucional con la elección de una asamblea constituyente, hecha a la medida y con la única intención de neutralizar el poder legítimamente conseguido en las urnas por la Asamblea Nacional (Congreso), en manos de la oposición.

En ese contexto, la reunión de cancilleres convocada por el Perú para el martes 8 cobra singular importancia, pues se trata de un esfuerzo conjunto para analizar la situación de Venezuela posconstituyente y encontrar una salida a la crisis, tarea a cargo de los propios países de la región, sin la injerencia de potencias externas.

El Perú y otras doce naciones han desconocido los resultados electorales y han condenado la maniobra chavista de crear un sistema de representación sin ninguna legitimidad, como es la asamblea constituyente.

Desde el inicio de su gobierno, el presidente Pedro Pablo Kuczynski ha impulsado activamente la búsqueda de una salida pacífica y humanitaria a este enfrentamiento, con sus llamados al diálogo y sus críticas a los abusos, pero también abriendo las puertas del país a unos 400 venezolanos que huyen de la violencia, la inseguridad y el desabastecimiento.

El canciller peruano, Ricardo Luna, dijo que el Perú coordina con sus pares de la región para asumir una posición colectiva en la reunión de Lima.

Refirió al respecto que todas las opciones estarán sobre la mesa, que se adoptará la que tenga el mayor consenso sobre la forma de aportar colectivamente a la solución y que en la posición final se tomará en cuenta definitivamente la situación de los refugiados venezolanos, que ya empieza a ser un tema de interés para los países vecinos.

El titular de Torre Tagle no descartó la posibilidad de romper relaciones con Venezuela, como medida al margen de la decisión que tomen los cancilleres.

La salida que se proponga debe ser democrática y pacífica, con prevalencia del diálogo entre las partes, pero también con el objetivo de evitar a toda costa una crisis humanitaria que amenaza a una población que ya está al borde de la sobrevivencia.

Habrá que esperar el encuentro, pero desde ya saludamos que el Perú cierre filas contra la violencia y el autoritarismo, desde el Poder Ejecutivo hasta el Congreso de la República, que ha aprobado una segunda moción de condena contra Maduro.