Tipo de cambio:

Compra: 3.231

Venta: 3.236


Año del Buen Servicio al Ciudadano
MIÉRCOLES 13

de diciembre de 2017

Viviendas para el norte

En más de una oportunidad hemos señalado que el proceso de Reconstrucción con Cambios constituye un reto nacional, por la obligación de hacerlo bien, de manera transparente, sin repetir los errores del pasado, específicamente los ocurridos en la reconstrucción de Pisco tras el sismo del 2007, cuando se denunció no solo corrupción, sino también obras a destiempo y mal hechas.

23/9/2017


Pues bien, en nombre de ese espíritu debemos saludar el acuerdo firmado ayer entre los ministerios de Vivienda y Defensa, mediante el cual las Fuerzas Armadas, en este caso el Ejército, se encargarán de la construcción de las primeras 200 viviendas definitivas que se levantarán en Piura para los damnificados de El Niño Costero.

El ministro de Vivienda, Carlos Bruce, ha dicho que en 30 días se iniciará la construcción de estas viviendas, como parte del complejo habitacional Una Sola Fuerza, y en 60 días se entregarán las llaves a los primeros beneficiarios.

Se trata de un buen ejemplo de cómo dos instituciones del Estado pueden colaborar de manera rápida y transparente, en pos de objetivo común, y de paso, solucionar un problema que estaba entrampando el proceso.

Esto ha sido resaltado por la presidenta del Consejo de Ministros, Mercedes Aráoz, quien señaló que el convenio marco demuestra que se pueden hacer cosas rápidas y efectivas si trabajamos unidos.

La nueva gestión de Vivienda ha destrabado el plan ganando varios activos: las casas ya no serán temporales, sino definitivas; se harán sin recurrir a la empresa privada y en menor tiempo.

En este punto, destaca la habilidad del ministro Bruce, quien en menos de una semana en el cargo ya encontró una solución al problema, apelando a lo que tiene en casa, las Fuerzas Armadas. Sin duda, su experiencia en el mismo cargo entre el período 2001-2006 hace que domine un sector clave en la reconstrucción.

Hay que saludar también la disposición de las Fuerzas Armadas y de su responsable político, el ministro de Defensa, Jorge Nieto Montesinos, para asumir este reto. No es la primera vez, ya en la década de 1990 el cuerpo de ingenieros del Ejército se encargó de la construcción y rehabilitación de un buen número de carreteras en todo el país.

En una primera etapa, el Ejército construirá 200 viviendas de material noble, con agua, luz, desagüe, título de propiedad y con terreno disponible para ampliar la vivienda. El convenio se irá renovando para hacer las unidades habitacionales que se requieran.

Ambos sectores, además, impulsarán acciones conjuntas destinadas a la ejecución de actividades, obras y proyectos vinculados con el desarrollo urbano y la atención de la población damnificada.

Por supuesto que la participación de las empresas privadas es necesaria en la reconstrucción, pero también cabe espacio para la interacción en el mismo Estado, con el propósito de contribuir al objetivo del Gobierno: resarcir el sufrimiento de nuestros hermanos del norte.