Tipo de cambio:

Compra: 3.383

Venta: 3.386


Año de la lucha contra la corrupción y la impunidad
JUEVES 5

de diciembre de 2019

CONMEMORACIÓN Y VIGENCIA DEL AMAUTA (1911-1969)

¡Kausachun, José María!

A 50 años de la muerte del autor de Los ríos profundos, un seminario internacional lo recuerda en Cuba; el grupo Yuyachkani habla de su importancia para construir una teatralidad peruana y la ENSFJMA continúan su legado, desde la enseñanza de música y danza de costa, sierra y selva.

28/11/2019


José VadilloVila

jvadillo@editoraperu.com.pe

Un picaflor poncho multicolores revolotea como un demonio feliz, que habla “en cristiano y en indio”, sobre los salones de la Casa de las Américas, en Cuba; sobre las testas de los ponentes al seminario internacional Indigenismo Global: 50 Años de la Muerte de José María Arguedas, que coorganiza la Asociación Internacional de Peruanistas (AIP).

Desde La Habana, José Antonio Mazzotti, presidente de la AIP, explica a El Peruano que el evento internacional no busca reivindicar un indigenismo “externo o exotista”, pues el autor de Todas las Sangres vivió por dentro “el drama indígena y logró compenetrarse con la lengua y la cultura quechua”.



Mazzotti, a nombre de los más de 300 investigadores de la AIP, señala que en América Latina hay más de 600 pueblos que aún esperan su reconocimiento como naciones culturales, frente al “desmantelamiento de las nuevas formas de colonialismo que esos pueblos siguen sufriendo desde la fundación de las repúblicas criollas”.

Planteamiento vigente

A medio siglo del suicidio de Arguedas (murió el 2 de diciembre de 1969), ¿tiene vigencia su pensamiento en un mundo globalizado e interconectado? Mazzotti opina que su figura es más que vigente.

“Muchas de las ideas que planteó sobre la cosmovisión quechua son perfectamente compatibles con el llamado mundo moderno, sobre todo considerando la importancia del medioambiente y de formas de organización social que trascienden el individualismo y el aislamiento que genera el capitalismo. Es decir, ya desde los años de 1960, Arguedas ofrecía la posibilidad de concebir una modernidad alternativa para las sociedades andinas, convirtiéndose en agente e intérprete del cambio”.

Para la AIP, institución sin fines de lucro fundada en 1996, realizar un seminario sobre el Amauta en la Casa de las Américas, en La Habana, representa “un reconocimiento del papel que Cuba, su Revolución y la Casa de las Américas cumplieron en el pensamiento de Arguedas, que visitó la isla en 1968 como jurado del Premio Casa”.

Mazzotti destaca que, desde el plano intelectual, las investigaciones más importantes sobre Arguedas se han producido desde el Perú o por críticos peruanos en el extranjero. ¿Valió la pena su esfuerzo en vida de dar a conocer los zorros de arriba a los zorros de abajo?



“Claro que sí. Él vio como nadie a fines de los años sesenta las rápidas transformaciones que el capitalismo operaba en el Perú y las nuevas formas de la migración que la población experimentaba. Estos nuevos sujetos migrantes, como diría Antonio Cornejo Polar, uno de los más grandes críticos arguedianos, todavía recorren las calles y quebradas del Perú y el mundo en busca de su destino, enriqueciendo así las sangres que fluyen en nuestro país y en el extranjero.”

Por la identidad

En la cuadra 11 de Torres Paz, en Santa Beatriz, los alumnos de la Escuela Nacional Superior de Folklore José María Arguedas (ENSFJMA), tienen el deber de continuar la labor del antropólogo y escritor andahuaylino.

“Hay un trabajo de identidad cultural que realizan los alumnos y egresados de la escuela”, resume Tania Anaya Figueroa, directora general de la ENSFJMA.

Esa identidad la transmiten los egresados que trabajan por todo el Perú y también se impregnan de la misma, inclusive quienes solo llevan cursos de extensión y talleres en la escuela.

Hacer que se valore más la música y la danza y se afiance el tema de la identidad, son dignos herederos de Arguedas, explica la directora. Pero, como advierte también, este proceso de apuesta identitaria solo llega después de aprender a valorar lo que cada uno de los alumnos tiene en sus familias, tradiciones y costumbres.



El impacto de Arguedas

“Nadie se percata, pero en el transcurso de los años el trabajo de Arguedas ha tenido un impacto en toda la sociedad peruana: hoy todo el mundo valora el pueblo de donde viene”.

Anaya recuerda que en la década de 1950 había una gran marginación de quienes llegaban desde los pueblos hacia la capital. “Eso se cambió, a partir del trabajo de Arguedas, de Josafat Roel Pineda y otros investigadores relacionados al folclor. Hoy la gente está feliz de ser de su tierra o de practicar su música, danza y consumir sus productos. Tenemos un país, el Perú del siglo XXI, donde valorar más las costumbres de su pueblo, los lugares turísticos. Se lo debemos a Arguedas, él lo empezó y contagió a otros”.

Hay otros elementos que reafirman la herencia del Amauta en la ENSFJMA, que este año ha cumplido 70 años de labor. La directora de investigación, July Sánchez, recuerda que esta institución continúa la labor dejada en primera mano por el autor de Yawar Fiesta.

En el Centro de Documentación poseen el archivo audiovisual que empezó José María a recopilar desde la Casa de la Cultura, en su labor de campo recogiendo música y danza tradicional de los pueblos.

Son transparencias, cintas magnetofónicas, y también se ha avanzado bastante la preservación del material audiovisual antiguo, una labor que terminarán el próximo año. Además, se cuenta con las fichas de calificación de artistas que inició Arguedas y estos años también ha retomado la ENSFJMA. Se calcula que son más de 11,500 fichas de calificación. Dice Sánchez que la idea es digitalizarlas todas y subirlas a la red de redes.

El país que desconocemos

Hace cuatro años, el grupo teatral Yuyachkani estrenó Cartas de Chimbote, inspirada en El zorro de arriba y el zorro de abajo (1971) y en la correspondencia personal de Arguedas. Los Yuyas ya presentaron su propuesta escénica en Lima, Chimbote, La Habana y Santiago de Chile.

El recién proclamado Premio Nacional de Cultural 2019, el director teatral Miguel Rubio Zapata, recuerda que el gran legado de José María Arguedas es “rebelarnos un mundo de simbolización, de conexión, del hombre con su cosmovisión. Rebelarnos un país que no conocemos”.

Con Arguedas se trasluce la relación del hombre andino con su cosmovisión, un proceso donde hay ritos, fiesta, canto, explica. “Y en esa ritualidad está la frontera de la teatralidad. Entonces, la gran tarea nuestra, como peruanos, como grupo de teatro, es cuidar la teatralidad andina”, dice Rubio.

Los Yuyas han aprendido, al leer a Arguedas, a lo largo de sus 48 años de trayectoria, que en el mundo andino los seres humanos tienen una relación con la naturaleza, los animales, el cerro, el agua. O comprender la necesidad de contar con “un actor-danzante” para construir algunas categorías de los personajes del mundo andino.

Rubio dice que la lectura de Arguedas permite repensar el teatro peruano, donde el elemento occidental es una de las patas. Ellos integran conceptos como “pukllay” o juego, o “takiy”, canto, cosmovisiones que hoy, tras el paso por el mundo de José María, están presente en las teatralidades del Perú. El picaflor sigue recorriendo el mundo.

Datos:

El simposio internacional en la Casa de las Américas se desarrolla hoy y mañana en La Habana, Cuba. 

Se publicará una selección de los trabajos en la Revista de Crítica Literaria Latinoamericana. 

Cartas de Chimbote. Creación colectiva de Yuyachkani. Funciones: viernes 29 y sábado 30 de noviembre; domingo 1 y lunes 2 de diciembre, a las 20:00 horas, en Casa de Yuyachkani (Jr. Tacna 363, Magdalena del Mar).

6  novelas publicó José María Arguedas desde Yawar fiesta, en 1941.