Tipo de cambio:

Compra: 3.315

Venta: 3.318


Año de la lucha contra la corrupción y la impunidad
LUNES 16

de setiembre de 2019

PILOTO DE INCLUSIÓN PRODUCTIVA DEL MIDIS

¡Todos juntos!

En los distritos de Santa Cruz de Toledo y Guzmango, en Cajamarca, se desarrolla el piloto Ñoqanchis Atisun. Beneficia a 23 personas con discapacidad severa y sus familias, mejorando su agricultura familiar y alimentación. Es la primera iniciativa de inclusión productiva que ejecuta el Midis para este grupo de compatriotas.

3/9/2019


José VadilloVila

jvadillo@editoraperu.com.pe

Con la mano izquierda jala al borrico que lo acompaña con herramientas y sacos sobre el lomo. El pico lo apoya sobre el muñón de la mano derecha, ahí donde antes tenía cinco dedos y una palma. Cuando José Andrés Vergara –de 65 años y padre de familia– trabaja la tierra, su mano izquierda multiplica esfuerzos.

Cuando uno le pregunta al señor Vergara sobre su discapacidad, no siente pena. “Dios nos ha dado la mentalidad y nosotros podemos salir adelante. Nuestra mente es creadora. Si somos inválidos, hay que luchar por la vida para poder nosotros salir adelante”. Es su filosofía.

Se calcula que más de 300,000 peruanos viven con discapacidad severa. De ellas, 130,000 están en situación de pobreza. En las zonas rurales, muchos casos se presentaron por la falta de un debido control prenatal. También hay casos derivados de accidentes o enfermedades porque en esas zonas faltan vacunas o no se controlan debidamente algunas enfermedades o las fiebres altas.



Desde hace cuatro años, el programa Contigo, del Ministerio de Desarrollo e Inclusión Social (Midis), otorga a 19,000 personas con discapacidad una pensión bimestral de 300 soles. “Y tenemos más de 10,000 en lista de espera”, refiere Nadya Villavicencio, coordinadora técnica del programa.

Rosmeli Calvanapon camina, desde hace 36 años, siempre en cuclillas. A los 4 años le dio la polio; sobrevino una fiebre muy alta que le afectó las extremidades inferiores. Vive en el distrito de Guzmango y se dedica a sembrar y cosechar junto a su padre, quien le enseñó el oficio. Es también beneficiario del programa.

Espacio productivo

Además de ser usuario de Contigo, el señor Vergara es una de las 23 personas con discapacidad que junto a sus familias son beneficiarios de Ñoqanchis Atisun (Todos Podemos, en quechua), el cual se desarrolla en los distritos de Santa Cruz de Toledo y Guzmango, provincia de Contumazá. Los más pobres de la región Cajamarca.

El piloto les brinda asistencia técnica y capacitación en primeros auxilios, módulos de cocina mejorada, kits de agua segura, preparación de parcelas para siembra de papa, maíz, arveja y hortalizas, producción de abonos orgánicos, y de animales menores (cuyes y gallinas).



María Leocadia Loje vive a cuatro horas de la ciudad de Cajamarca, en el caserío de Peña Grande. José Antonio, su hijo, tiene 23 años y no puede hacer nada por su cuenta. Tiene discapacidad mental e intelectual y su madre se dedica totalmente a su cuidado.

Ambos son beneficiarios del piloto de inclusión productiva Ñoqanchis Atisun, gracias al cual la señora Leocadia ha aprendido a desarrollar actividades de subsistencia, como el manejo técnico de la parcela familiar, mejorando la alimentación de ella y su hijo.

Sembrar olores

Ellas reconocen lechugas, betarragas, alcachofas y rabanitos solo con el olor o la forma. En el caserío del Aliso, la señora Martha y su hija Celmira desarrollan su vida guiadas por cuatro de los cinco sentidos.

Desde que nació, Martha está acostumbrada a las sombras. Y Celmira heredó su ceguera. Su esposo y su hijo menor, Jorgito, las guían hasta el biohuerto que han construido con sus manos, siguiendo las indicaciones que le dieron los técnicos de Ñoqanchis Atisun. Gracias a esa pequeña parcela, esta familia ha mejorado su dieta diaria.



De acuerdo con el Censo Nacional 2017, el 10% de la población peruana tiene algún tipo de discapacidad. “La discapacidad hace que a una persona le falta alguna funcionalidad, pero puede ser feliz, con todos sus derechos, competencias y su oportunidad para desarrollarse plenamente. Es lo que estamos tratando de cambiar”, explica Nadya Villavicencio.

Con el beneficio de 300 soles de Contigo se dio un cambio social en la conducta de los hogares del campo, donde era común que las personas oculten a sus familiares con discapacidad, para evitar malos ratos.

Cambios positivos

Ahora, las familias empiezan a sacar a la calle a sus familiares y en algunas municipalidades se juntan con otros padres, madres “cuidadores” “cuidadoras” –casi el 80% son mujeres, madres, hermanas– y generan redes de apoyo entre ellos.

El Midis quería dar más beneficios a esta población. Y decidió hacerlo en Cajamarca, donde 5,547 personas con discapacidad severa reciben los 300 soles de transferencia bimestral.

Por ello, el programa Contigo firmó una alianza con Haku Wiñay, de Foncodes, programa que brinda asistencia técnica a los campesinos. Decidieron realizar juntos el piloto para 23 usuarios y sus familiares, en los distritos más pobres de la provincia de Contumazá, Cajamarca, donde compartían usuarios.

Además, nueve de los 23 usuarios también eran jefes de familia. Le pusieron Ñoqanchis Atisun y está vigente desde octubre del año pasado. Su principal logro, que las personas con discapacidad se sientan útiles para la sociedad.

Al apoyo en tácticas agrícolas y otros talleres de motivación se suma el trabajo con las postas médicas, que por vez primera han identificado a los hogares con personas con discapacidad y les enseñan a los “cuidadores” a mejorar el cuidado de las personas con discapacidad.

El señor José Andrés Vergara ha cosechado, por primera vez, gracias a las nuevas técnicas aprendidas. Ahora con su mano izquierda se prepara para volver a sembrar.

Para acceder a Contigo

1. Tener discapacidad severa, certificada por un médico de una entidad pública o privada (no es necesario el carné del Conadis), siguiendo la norma técnica 126.

2. La persona no debe estar generando ingresos formales.

3. Que el SISCO lo califique como pobre o pobre extremo.

De cumplir los requisitos, ingresa al programa por decreto supremo.

Cifras

19,834  personas con discapacidad son beneficiarios de Contigo en 23 regiones.

94.7%  de usuarios viven en extrema pobreza y el 5.3%, en zonas rurales.