Tipo de cambio:

Compra: 3.292

Venta: 3.294


Año de la lucha contra la corrupción y la impunidad
SÁBADO 23

de marzo de 2019

PANAMERICANOS

26 JUL AL 11 AGO

PARAPANAMERICANOS

21 AGO AL 01 SEP

CONOCIMIENTO Y HABILIDAD

¿Declaración destinada a la extinción?

4/3/2019


Gherard Garaycott

Jefe de Outsourcing de Impuestos de BDO en Perú

Desde el presente mes se inician los vencimientos para presentar la declaración anual de operaciones con terceros (DAOT), correspondiente al ejercicio 2018. Mediante esta declaración, las empresas informan a la Sunat las operaciones que realizan con sus proveedores o clientes. Para este fin, se entenderá como operación, la suma de los montos de las transacciones realizadas con cada tercero, siempre y cuando sea mayor a 8,300 soles.

Resulta interesante señalar que la norma que regula esta declaración de operaciones con terceros dispone quiénes califican como sujetos declarantes y cuáles serán las operaciones que no deben considerarse.

En ese sentido, entre otros supuestos dispuestos por la norma pertinente, quienes, al 31 de diciembre del 2018, tenían la categoría de principales contribuyentes, serán considerados sujetos declarantes. Si estos llevan sus libros y registros vinculados a asuntos tributarios de manera electrónica, las operaciones contenidas en estos documentos ya no deberán formar parte del referido cálculo. En mi experiencia profesional, he notado que cada vez son más los contribuyentes que solo cumplen con presentar la “Constancia de no tener información a declarar”, dado que llevan sus registros de manera electrónica. Esta situación es cada vez más recurrente, provocando que no haya información que presentar mediante la DAOT.

En la actualidad, la Sunat cuenta con otros mecanismos que logran el mismo objetivo de dicha declaración, me refiero a los comprobantes de pago electrónicos, el régimen de detracciones, entre otros, a través de los cuales recolecta información de las operaciones que realizan los contribuyentes.

Es relevante recordar que la declaración incorrecta de las operaciones con terceros puede generar futuras revisiones y fiscalizaciones, pues estaríamos declarando operaciones que no van a cruzar con lo que nuestros clientes y proveedores también declaren, además de la multa, ascendente al 30% de la unidad impositiva tributaria (UIT).

Ante ello, resulta necesario cumplir aun con la DAOT, y hacerlo debidamente, sea que se trate de declarar la información con terceros o se tenga que presentar la constancia de no tener información por declarar, a fin de evitar futuras contingencias.