Tipo de cambio:

Compra: 3.302

Venta: 3.306


Año de la lucha contra la corrupción y la impunidad
LUNES 24

de junio de 2019

PANAMERICANOS

26 JUL AL 11 AGO

PARAPANAMERICANOS

21 AGO AL 01 SEP

PREVISIONES

¿Es seguro su edificio ante una catástrofe? (I)

Hace unos días recibí un correo de mi jefe que incluía esta pregunta y cuya respuesta representa un completo desafío. Para responderla, la he desglosado en varios puntos.

6/1/2019


Suknit

José Ortiz A.

Ingeniero de Riesgos en Chubb

Entendiendo una catástrofe. Se trata del evento más peligroso al que una persona, negocio, industria, ciudad, país o cualquier entidad pueden estar expuestos, causando graves efectos. En este punto, debemos determinar qué peligros nos afectan a nosotros, a nuestra actividad, ocupación, y continuidad del negocio.

Evaluación de riesgos. Quien evalúe debe identificar los peligros y monitorear la probabilidad y severidad de su ocurrencia a lo largo del tiempo. Entre los riesgos a considerar están el geológico (terremoto, erupción volcánica, tsunami, deslizamiento de tierra), meteorológico (inundación, incendios forestales, tormentas de viento, huracanes, nieve), biológico (enfermedades transmitidas por los alimentos, infecciones, pandemias), accidentes causados por el hombre, causas intencionales provocadas por el hombre (incendio, tratamiento con bomba, disturbios civiles, terrorismo, incidentes de seguridad cibernética) y tecnológico (daños en hardware, software y conectividad de red, interrupción o falla de suministros).

La vulnerabilidad de las personas, propiedades, operaciones, medioambiente y la cadena de suministro se deben identificar, evaluar y monitorear. La estimación de riesgos deberá incluir un análisis de la escalada del impacto a lo largo del tiempo, ponderando los efectos potenciales de incidentes regionales, nacionales o internacionales que podrían tener impactos en cascada. Así, la evaluación de riesgos debe considerar la idoneidad de las estrategias de prevención y mitigación existentes.

Análisis de Impacto en el Negocio (BIA). Se debe llevar a cabo un BIA que evalúe cómo una interrupción podría afectar las operaciones, la reputación y la participación en el mercado de una organización. Además, se debe evaluar la capacidad de hacer negocios o las relaciones con las partes interesadas clave e identificar las capacidades que podrían ser necesarios para gestionar las interrupciones.

Se identifican también los procesos requeridos para que la entidad realice su misión, identificando los recursos que habilitan los procesos: personal, equipos, infraestructura, tecnología, información y cadena de suministro.

El BIA evalúa las dependencias propias y externas, los proveedores de fuente única, los puntos únicos de falla y los impactos cualitativos y cuantitativos potenciales de una interrupción de los recursos.

Una vez que se complete el análisis de riesgos y de impacto se debe verificar la exposición y la vulnerabilidad a un evento catastrófico y la protección que debe lograrse para que la construcción sea segura, además de los activos y la continuidad del negocio (en algunos casos, activos ambientales).