Tipo de cambio:

Compra: 3.351

Venta: 3.355


Año del diálogo y la reconciliación nacional
LUNES 17

de diciembre de 2018

PANAMERICANOS

26 JUL AL 11 AGO

PARAPANAMERICANOS

21 AGO AL 01 SEP

APROXIMACIONES

¿Hacia dónde va el licenciamiento de institutos?

6/12/2018


Angélica Coronel Flores

Abogada especialista en temas educativos




A casi un año de iniciado el proceso de licenciamiento de los institutos tecnológicos peruanos, 26 de los 797 registrados en el país demostraron cumplir con las condiciones básicas de calidad (CBC) para funcionar. Así, garantizan a sus egresados títulos con valor oficial y una formación acorde con los requerimientos del mercado laboral. Además, a 10 institutos les denegaron su solicitud de licenciamiento y 17 deben presentar un plan de cumplimiento.


Todo instituto público o privado se encuentra obligado a licenciarse para seguir funcionando si no cuenta con autorizaciones preexistentes, si va a empezar a operar, si son entidades nuevas o ha incorporado nuevos programas de estudio o filiales. Así lo dicta la Ley de Institutos y Escuelas de Educación Superior y de la Carrera Pública de sus Docentes (Ley Nº 30512), promulgada en el 2016.

El procedimiento no puede demorar más de 90 días y el licenciamiento obtenido tiene una vigencia de cinco años. Contrario de lo que se pueda creer, esta temporalidad es un acierto en un contexto en que el Sistema Nacional de Evaluación, Acreditación y Certificación de la Calidad Educativa (Sineace) se encuentra en proceso de reestructuración.

Los institutos licenciados reflejan calidad en su gestión institucional y académica, su infraestructura física, equipamiento y otros recursos como bibliotecas y laboratorios. Asimismo, disponen de personal docente idóneo y suficiente para todos sus programas de estudio y tienen una previsión económica y financiera compatible con sus fines educativos.

Estas condiciones son básicas para toda entidad que pretenda llamarse instituto de educación superior. En caso de no alcanzar estos estándares, las consecuencias inmediatas serán la cancelación de licencias, para las instituciones en funcionamiento, y la imposibilidad de funcionar, para las nuevas.

En el caso de los institutos privados en funcionamiento, existe un cronograma con períodos obligatorios para presentar solicitud de licenciamiento. Hay 20 grupos de entre 30 y 50 institutos cada uno. A inicios de noviembre culminó el tercer grupo, y el último vencerá el 2024.

Aunque este proceso largo suene poco esperanzador, hay que destacar que nueve institutos se presentaron de manera voluntaria y anticipada al proceso. Ello evidencia un mensaje positivo de estas entidades que buscan la evaluación en un país donde se cree que lo normal es que se huya de ella, y también da cuenta del avance de confianza para con el ente regulador.

En principio, contamos con la base para asegurar el funcionamiento de institutos cuyas condiciones garanticen que su servicio educativo es de calidad básica. Todos los actores relacionados con este proceso tienen una oportunidad de autoevaluarse para mejorar sus servicios.

El licenciamiento de institutos privados se encuentra en marcha. Pronto seguirán los públicos y las escuelas de educación superior. Es un largo camino que puede ser fortalecido, mientras nos encontremos más y mejor informados.