Tipo de cambio:

Compra: 3.267

Venta: 3.269


Año del diálogo y la reconciliación nacional
MIÉRCOLES 18

de julio de 2018

CONOCIMIENTO Y HABILIDAD

¡Feliz...coherencia!

¿De qué manera inspiran la mística, el compromiso y el alto orgullo de pertenencia las organizaciones más exitosas?

8/1/2018


Germán Retana

Miembro de la Facultad del INCAE Business School

La respuesta a esta pregunta es de amplio espectro. Sus miembros se percatan, diariamente, de la coherencia interna entre el discurso “filosófico” y la práctica, entre las palabras y la calidad de las decisiones y, especialmente, entre los valores que se pregonan y cómo los aplican los líderes y miembros en la interacción con los demás. ¡Autenticidad!

Se promueve el trabajo en equipo, todos los miembros son escuchados con amplitud antes de descartar sus ideas.

El debate es abierto e intenso, no hay perdedores a la hora de tomar decisiones; consecuentemente, hay genuino interés en aportar o complementar sugerencias y en compartir una visión que desate la pasión colectiva por un propósito de significado más profundo.

Se aspira al aumento de la productividad, por tanto, los sistemas de medición y de incentivos son consistentes.

Los esfuerzos colegiados son premiados en igual forma, con equidad, sin que alguien en particular acumule para sí los frutos del empeño de los demás.

Equidad no es igualdad, eso todos lo entienden, la primera engloba la justicia, la lógica y la proporcionalidad.

La honestidad cobra especial énfasis: los colaboradores perciben transparencia en la aplicación de políticas de oportunidades y de beneficios laborales, también en la ejecución de los reglamentos, sin preferencias subjetivas ni de amistad.

La medición objetiva crea confianza y los tomadores de decisiones se adhieren a ella. Los líderes honran las reglas y ejemplifican su cumplimiento.

“Si quieres miel, no des puntapiés a la colmena”, advierte Carnegie.

En organizaciones coherentes se valoran el talento y las contribuciones pasadas y presentes de sus miembros, pues lo que hoy algunos disfrutan para ensalzar su prestigio costó -y cuesta- sudor y privaciones a predecesores y a contemporáneos.

El respeto de hoy enseña a todos sus colaboradores cómo serán tratados en el futuro...