Tipo de cambio:

Compra: 3.380

Venta: 3.386


Año del diálogo y la reconciliación nacional
VIERNES 16

de noviembre de 2018

PANAMERICANOS

26 JUL AL 11 AGO

PARAPANAMERICANOS

21 AGO AL 01 SEP

“Cuando empezamos con Los Prisioneros no sabíamos ni tocar”

Los Prisioneros: historia de una amistad que le fue difícil entender la actitud hostil que tenía Jorge González hacia él.

Claudio Narea relata en su libro Los Prisioneros: historia de una amistad que le fue difícil entender la actitud hostil que tenía Jorge González hacia él.

4/1/2016


¿Cómo es hacer música después de Los Prisioneros?

– Yo me fui en los años 90 por mi cuenta. Formé una banda llamada Profetas y Frenéticos,en la que hacíamos el rock and roll más antiguo. Fue diícil, pero a la gente le gustaba lo que hacía. Me conocían por mi grupo anterior, tenía los mismos fans. Entré en varios proyectos, incluso pensé en dejar la música. No es tan fácil hacer música fuera de Los Prisioneros. Todo toma más tiempo. Pero al menos tengo un grupo de fans interesados en lo que hago. 

Habrá sido complicado. 

–Es muy compleja la historia de Los Prisioneros. Era un grupo de tres amigos. Jorge era mi mejor amigo. Ha sido una pelea constante a través de los medios. Se han publicado otros libros sobre el grupo con la versión de él en la que me trata muy mal. No entendía tanta rabia hacia mí. Flojo, envidioso, sin talento, yo tenía los peores atributos, según él. Algo cambió en Jorge, yo no. Eso era lo incómodo.Ahora estoy diciendo la verdad, he armado un rompecabezas y entiendo lo que le pasa. Espero que el lector lo entienda también.

¿La amistad fue el componente principal para el éxito de Los Prisioneros?

–Fue uno de los componentes principales para la banda. Nosotros no tocábamos ningún instrumento. Para mí, Los Prisioneros era solo un grupo de amigos, nunca fue otra cosa. No había competencia, o eso creía.

¿Qué influencia fue la más importante?

–The Clash fue lo más importante.

Antes oíamos otras cosas. Jorge escuchaba a The Beatles; Miguel, Bee Gees; pero con The Clash descubrimos que se podía tratar temas sociales con la música.

(Ernesto Carlín)