Tipo de cambio:

Compra: 3.379

Venta: 3.383


Año del diálogo y la reconciliación nacional
MIÉRCOLES 21

de noviembre de 2018

PANAMERICANOS

26 JUL AL 11 AGO

PARAPANAMERICANOS

21 AGO AL 01 SEP

ANÍBAL VELÁSQUEZ. MINISTRO DE SALUD

“Gobierno destinó S/ 7,038 mllns. para establecimientos de salud”

Entrevista. En este régimen, el Ministerio de Salud recuperó su autoridad sanitaria nacional para planificar la construcción de hospitales e intervenir en situaciones de emergencia que pudieran poner en peligro a la población, afirmó el funcionario.

18/7/2016


Percy Buendía Q. pbuendia@editoraperu.com.pe

¿Cuál considera que ha sido el principal logro de este régimen en materia de salud?

–Este gobierno empezó una reforma y cuando se emprende este proceso se necesita cambiar el marco normativo para poder brindar servicios de mejor calidad a la población que más lo necesita y llegar a una cobertura universal. Es importante que no exista diferencias en la atención a los peruanos que cuentan con recursos y los menos favorecidos.

Por lo tanto, se pidieron facultades legislativas. Fueron 23 decretos legislativos que se desarrollaron para la reforma y se dirigió el proceso, principalmente, a aumentar la cobertura en aseguramiento en salud y la oferta en servicios con una mejor calidad, lograr más inversión y proteger los derechos de los usuarios, para lo cual se creó la Superintendencia Nacional de Salud.

Así como se fortaleció la autoridad sanitaria nacional, la rectoría y la gobernanza del sistema de salud que ahora está descentralizado.

–¿Cómo se efectuó el proceso?

–Desde el momento en que se realizó la descentralización, se transfirieron las funciones a los gobiernos regionales, y el Ministerio de Salud (Minsa) solo se quedó con la labor normativa, es decir, de sacar normas y poder conducir una política.

Pero el problema es que cuando se trasladaron todos los servicios a los gobiernos regionales, salvo Lima, el Minsa ya no tenía mecanismos para poder ejercer su autoridad sanitaria y, por lo tanto, los gobiernos regionales comenzaron a realizar una programación y la entrega de servicios de manera casi autónoma.

Incluso, cuando el portafolio podía identificar problemas de cobertura de vacunación, muchos gobiernos regionales simplemente recibían las recomendaciones, pero como no había obligación ni mandato, esos informes se quedaban sin resultado.

–¿Qué se hizo para remediar esta situación?

–Lo único que le quedaba al Ministerio de Salud para exigir que se cumplan las políticas, especialmente las que protegen la vida, era recurrir a los mecanismos de control. Sin embargo, el problema principal era que se mantenía la situación, es decir, no se vacunaba o no se hacía el control vectorial a tiempo y, por lo tanto, se presentan las epidemias o las situaciones de riesgo para la población.

Por esa razón, lo que comenzó a hacer este gobierno fue fortalecer la autoridad sanitaria, esa capacidad de que el Minsa pueda otra vez tener la capacidad de conducir las políticas en el sector.

¿Cómo? Primero, comienza a administrar fondos, porque manejar recursos para implementar políticas le permitió tener un rol de modulación de esas políticas: el Minsa entregaba recursos a cambio de que cumplan con algunas acciones.

El primer fondo importante que comenzamos a manejar fue el del Seguro Integral de Salud (SIS), cuyos recursos crecieron en este régimen de 500 millones a más de 1,700 millones de soles. Esto significó que el Minsa tenía otra forma de asignar presupuestos al sistema para mejorar el servicio a la población. Pero la entrega de recursos se hacía a cambio del cumplimiento de metas e indicadores.

A partir de la reforma, antes de transferir los recursos a los gobiernos regionales se firmaba un acuerdo con metas e indicadores y se les entregaba por partes el dinero para poder cumplir esas metas. Así, se le hacía un primer desembolso y si cumplía con los indicadores se le entregaba un siguiente monto.

Esto originó un cambio, pues el SIS se estaba utilizando, principalmente, para acciones curativas, pero lo que tiene más impacto en la población son las atenciones preventivas, como los controles del niño sano y prenatal. Mediante estos convenios se triplicaron las atenciones preventivas.

–¿Cómo se manejó la política de inversión en este proceso de descentralización?

–En este gobierno se recuperó también la capacidad de poder conducir la política de inversiones. Antes, para proyectos de inversión en salud, el Ministerio de Economía y Finanzas (MEF) los conducía directamente con los gobiernos regionales y locales. Es decir, cada comuna o región hacía su proyecto de inversión pública (PIP), solicitaba el dinero a este portafolio que lo aprobaba y otorgaba los recursos.

–¿Cuál fue la solución a este desorden?

–Con la reforma lo que hicimos que fue que el Minsa recuperara la autoridad sanitaria en la planificación. Quiere decir que ahora si se quieren construir nuevos establecimientos de salud tienen que planificarse en conjunto.

Los gobiernos nacional, regional y local forman una comisión intergubernamental para efectuar una planificación de todos los servicios de salud que se proyectarán durante todo el período de gobierno. El Minsa da las especificaciones técnicas y las directivas, establece los criterios para priorizar y junto con las regiones y municipalidades se establecen las prioridades.

Así, se concluyó, por ejemplo, que el país necesitaba tener 11 hospitales nacionales nuevos y en similar condición todos los nosocomios regionales. La suma de esta inversión para los cinco años de gobierno, de acuerdo con esta planificación multianual, hizo que el Ejecutivo nacional se comprometiera con 8,400 millones de soles para todo el período de gobierno.

–¿Cómo se manejó este fondo durante este quinquenio?

–De ese fondo, ya hemos ejecutado 7,038 millones de soles. Pusimos en operación a este año 168 establecimientos de salud, de los cuales tenemos dos hospitales nacionales concluidos, al igual que seis nosocomios regionales, 21 provinciales y 95 centros de salud con capacidad para atender partos e intervenciones quirúrgicas básicas, además de 44 puestos de salud.

Proyectos en marcha

–¿Qué proyectos está dejando la actual administración en cuanto a infraestructura?

–Este año se concluirán 35 establecimientos y estamos dejando en cartera 265, entre ellos 9 hospitales nacionales, en los que se está trabajando el perfil y la preinversión; y 24 hospitales regionales que ya están en camino, incluso a algunos ya se les colocó la primera piedra.

 Estamos dejando encaminados 265 establecimientos. Por lo tanto, ya hay predictibilidad del presupuesto y sabemos cuánto necesitaremos cada año para inversiones. Esta planificación multianual y esta asignación de recursos para todo el período de gobierno es una política que debe continuar.

–¿Ya no existe el riesgo de que estos nosocomios queden como “elefantes blancos”?

–En inversiones, el otro aspecto positivo es que esta política en la reforma incluye también el gasto de operación, porque muchos establecimientos se terminaban, ya tenían el equipamiento, pero no tenían el recurso humano, y pedir recursos otra vez al MEF cada año era un cuello de botella.

Sanción

En el tema de la salud pública-colectiva, el Minsa recuperó también su autoridad sanitaria, sostuvo Aníbal Velásquez. “Por ejemplo, si un gobernador no quiere vacunar, ahora, además de que nosotros podemos sancionarlo, existe la Superintendencia Nacional de Salud”.

Agregó que, si un gobierno regional no hace bien su tarea en el tema de la salud, el ministerio puede intervenir directamente.

El próximo gobierno, dijo, debe continuar con el aseguramiento universal, seguir impulsando las inversiones y mejorar el acceso a los fármacos. Hay un ofrecimiento del nuevo régimen de otorgar más recursos al sector, 0.5% del PBI cada año, que significaría 3,000 millones de soles adicionales a los 13,463 millones para este año.

Cifra

2,500

Millones de soles invirtió el actual régimen en mejoras salariales al personal de salud.