Tipo de cambio:

Compra: 3.378

Venta: 3.381


Año de la lucha contra la corrupción y la impunidad
VIERNES 23

de agosto de 2019

PANAMERICANOS

26 JUL AL 11 AGO

PARAPANAMERICANOS

21 AGO AL 01 SEP

UN ROQUERO PERUANO QUE HIZO BAILAR A LOS LATINOS

50 de Pedro

Pedro Suárez-Vértiz cumple 50 años. Desde 1988 está presente con varios éxitos en rock y balada que lo consagraron en el gusto de los latinoamericanos.

10/2/2019


José Vadillo Vila

jvadillo@editoraperu.com.pe

Icono popular. Marca registrada del rock peruano. Hasta la actualidad, Pedro Suárez-Vértiz, Pedrito, es uno de los artistas que más regalías recibe, de acuerdo a la Asociación Peruana de Autores y Compositores (Apdayc), lo que habla del cariño por su música, pese a que “un desorden nervioso muscular” lo mantiene alejado de los escenarios desde 2011.

Hay un primer Suárez-Vértiz, un jovencito sanisidrino que toma la guitarra y cantar y se sube a la cresta de la ola con su banda, Arena Hash, integrada por su hermano Patricio en el bajo, Arturo Pomar Jr. en la batería y un flacucho llamado Christian Meier (teclados).

Los AH logran una suerte de beatlemanía local: las chiquillas los reconocen por las calles de Miraflores y San Isidro, los corretean y se los chapan. Ese 1988, en medio de la inflación del primer gobierno del Apra y los bombazos de Sendero Luminoso, la banda logra dos megaéxitos “Me resfrié en Brasil”, “Cuando la cama me da vueltas”, además de “Stress” y “Kangrejo (sacudía)”. Quedan instalados en la memoria colectiva.

Tres años después, también de la mano del productor Manuel Garrido-Lecca, los Arena lanzan su segundo casete, de donde sobresalen la baladita pop “Y es que sucede así”, la pegajosa “El rey del ah ah ah” y la melódica “¿Cómo te va, mi amor?”. Todas de autoría de Suárez-Vértiz.

Pedro se lanza a la aventura solista y produce (No existen) Técnicas para olvidar (1993). La influencia de los Rolling Stones se despliega en la forma de llevar guitarras rítmicas y líder (de Abel Salcedo), el piano y la batería, desde el saque de meta (“Tambaleando”). Fue un CD muy exitoso: el público hizo suyas “Cuéntame”, “Globo de gas”, “No llores más”, “Me elevé”, “No pensé que era amor”, “Si escuchas un ángel”. Siete de las once canciones se convierten en éxitos. Un récord.

Ranas con acelerador

Tres años más tarde el fenómeno se repite: Pedro, de la mano de Manuel Garrido-Lecca, lanza Póntelo en la lengua, un combo de 14 canciones, donde juega por vez primera con los loops. Hit será “Mi auto era una rana”, que formará parte del soundtrack de la película No se lo digas a nadie (1998), de Pancho Lombardi.

Pedro logra un fenómeno singular: desde el inicio de su carrera musical sabrá triunfar conjugando pop rock y baladas.

Además, no es el clásico vocalista blanquito-pintón, sino un tipo moreno, de cabellos crespos, que logra empatía con sus opiniones sobre el amor, la familia, Dios y el sexo.

“Me estoy enamorando” es una megaéxito. “Los globos del cielo” tendrá esa carga de sensualidad en las letras con las que el artista chalaco jugará a lo largo de su carrera (luego vendrán en esta línea canciones como “Un vino, una cerveza” o “Su lengua baila”).

En Póntelo... la mayoría de las canciones son bellos cantos al amor/desamor, como “Una vez una flor”, “Se que todo ha acabado ya” o la bachata “Te siento de solo pensar”.

El Suárez-Vértiz que reaparece en 1999 con Degeneración actual, con el productor Lester Méndez, hace de la canción homónima su primer éxito con crítica social. A diferencia de Póntelo..., hay mucho arreglo de sintetizadores y juega con lo más rítmico. (“Rapta la mona”, “Placeres y dolor” o “Cuando el sol va a salir”). Pero el público siempre aplaudirá su vena romántica, “Alguien que bese como tú”.

Se toma una pausa y para 2004 publica Play, retomando el papel de productor musical. “Cuando pienses en volver” es su primera fusión rock con instrumentos andinos (charango y quena) y se convertirá en himno coreado a pulmón por los peruanos en el exterior. “Bailar” es su éxito discotequero; apunto “Lo olvidé” y la bachata “Dos mañanas”.

Talkshow (2006) es un álbum extraño en su carrera, ya que se trata del soundtrack de una comedia peruana homínima, varios de los tracks son música insidental y remixes. “No llores más morena” y “El triunfo tan soñado” pega entre sus seguidores. La más sobresaliente es “Talkshow”, donde Suárez-Vértiz habla sobre un loop de piano. El acompañamiento del tema lo hizo la banda Red Zafiro de la U. de Lima.

En 2009, publicó Amazonas, producido por Thom Russo. Aquí, Pedro se compromete plenamente con el cuidado del medioambiente. El álbum de 12 canciones es su intento por ampliar su mercado de América Latina a España. Suma a su cartera de hits, “Nadia”, acompañado del tenor Juan Diego Flórez.