Tipo de cambio:

Compra: 3.382

Venta: 3.386


Año de la lucha contra la corrupción y la impunidad
LUNES 19

de agosto de 2019

PANAMERICANOS

26 JUL AL 11 AGO

PARAPANAMERICANOS

21 AGO AL 01 SEP

APROXIMACIONES

A 100 años del Oncenio

9/8/2019


Javier Alejandro Ramos

Periodista

El Oncenio fue una etapa de nuestra historia republicana, que se inició hace un siglo, en 1919, en el que nuestro país se preparaba para la celebración del Centenario de nuestra Independencia Nacional. 

El protagonista de esos 11 años fue el entonces presidente Augusto Bernardino Leguía, quien en poco más de una década gobernó en cuatro períodos muy convulsionados políticamente, como importantes, por las diversas reformas constitucionales que impulsó.

Leguía había sido ya presidente constitucional de 1908 a 1912. Era un destacado empresario azucarero nacido en Lambayeque en 1863. Combatió en la Batalla de Miraflores contra los chilenos en 1881, y como hombre de negocios vivió en Guayaquil, Estados Unidos y Londres; retornó al Perú en 1900 para hacerse cargo de una empresa de seguros.

Su primer gobierno fue muy turbulento. Afrontó pretensiones territoriales de los países vecinos, sabedores de la crisis que se vivía tras la Guerra del Pacífico, y en el plano interno soportó una serie de intentonas golpistas acaudilladas por los hermanos de Nicolás de Piérola, salvándose de morir en la plaza de la Inquisición, adonde fue llevado por los complotados, que lo secuestraron exigiéndole su renuncia. Fue rescatado por las fuerzas del orden en una asonada en que murieron más de 100 personas. Dejó al gobierno en 1912 en una fuerte crisis económica.

Con todo, hubo hechos destacables durante ese primer período, como la adquisición de naves para la Compañía Peruana de Vapores, el impulso a las industrias algodoneras y azucareras, y la creación de una empresa para administrar el guano.

En 1913, el nuevo presidente Guillermo Billinghurst desterró a Leguía a Panamá, de donde fue a Londres. Trabajó ahí hasta 1918, en que volvió para encabezar un nuevo intento de llegar al poder. Gobernaba de nuevo José Pardo y Barreda. Leguía era muy popular, pero vislumbraba que no lo dejarían ganar limpiamente las elecciones, así que organizó un golpe de Estado y se instaló en Palacio con un gobierno provisorio después de disolver el Congreso.

En los 11 años de su segundo gobierno, impulsó una serie de reformas, convocó plebiscitos y una Asamblea Constituyente, que aprobó el mandato presidencial por cinco años.

Además de celebrar pomposamente el Centenario de la Independencia, creó el BCR, el Ministerio de Marina y firmó un tratado con Chile. Dividió su gobierno entre el provisorio (unos meses de 1919), un segundo mandato constitucional hasta 1924, un tercero hasta 1929 y un cuarto, que duró hasta agosto de 1930, en que fue derrocado por Luis Miguel Sánchez Cerro. Para entonces, los sectores sociales emergentes se aglutinaron tras las figuras de José Carlos Mariátegui y su Partido Socialista, y Víctor Raúl Haya de la Torre, que fundó el Partido Aprista.

Leguía fue encerrado en El Frontón y después en el Panóptico, donde sufrió una serie de enfermedades. Lo trasladaron al Hospital Naval en 1932, donde falleció.