Tipo de cambio:

Compra: 3.284

Venta: 3.286


Año de la lucha contra la corrupción y la impunidad
MIÉRCOLES 17

de julio de 2019

PANAMERICANOS

26 JUL AL 11 AGO

PARAPANAMERICANOS

21 AGO AL 01 SEP

REYNIER PÉREZ. BAJISTA Y FUNDADOR SEPTETO ACAREY

“A nuestra salsa le faltan temas propios”

Con gran proyección, Septeto Acarey quiere marcar un antes y un después en el género salsa con factura nacional.

31/3/2019


Cecilia Fernández Siivori

mfernandez@editoraperu.com.pe

Hablar del Septeto Acarey, agrupación que cultiva la salsa con una dedicación que conmueve, es inevitablemente hablar de la apuesta de Reynier Pérez, bajista y el alma fundadora de la agrupación. Dejó todo, profesionalmente hablando, para comenzar esta aventura musical destinada a convertir a la orquesta peruana en referente obligado del género a escala mundial. Sabe que el camino es largo, pero ya marcó su senda, y de qué manera. Reynier le confesó a En confianza lo que se viene, sus nominaciones al Grammy, su trabajo al lado de conocidos artistas y, por supuesto, los sueños que abraza en esta apuesta musical. 

–¿Cuál es tu objetivo a corto y largo plazo ?

–A corto plazo es terminar el tercer disco La llave del son e inscribirnos en los Latin Grammys y obtener muchas nominaciones, más de las que ya hemos logrado. También concretar la gira en Estados Unidos y que sea exitosa como fue la de México. Nuestro objetivo a largo plazo es darnos a conocer con mayor fuerza; ese es nuestro más grande sueño.

–Reynier, ¿qué tan complejo fue dejar la orquesta Mayimbe?

–Muy difícil. Mayimbe es muy conocida. Con ella viajé en giras internacionales. De depender de una agrupación con sueldo fijo y fama a empezar de cero no fue fácil. Ya tenía familia, pero gracias a mi esposa, que me apoyó, pude hacer realidad este sueño de formar Septeto Acarey y realizar una salsa diferente a las demás. 

–Septeto Acarey cuenta con Jorge Luis Piloto, ¿qué significa para la orquesta?

–Muchísimo. Él marcó una pauta muy fuerte en el grupo. Prácticamente, con su ingreso, hizo que la imagen de Acarey se volviera más internacional. Nosotros solos llegamos hasta México con nuestra música, pero gracias a Jorge Luis, el mundo se dio cuenta de que Acarey era un producto internacional.

–¿Cómo así?

–Por sus lindas canciones. Él fue quien le escribió ‘Perdóname’ a Gilberto Santa Rosa y ‘Yo no sé mañana’ a Luis Enrique. Ahora, prácticamente él está produciendo el nuevo disco conmigo. Hace unos días mandamos el material a Estados Unidos para la masterización, en el mismo estudio donde trabaja su arte Marc Anthony y otros grandes cantantes. El disco se realizó aquí en el Perú, pero por el consejo del mismo Luis Enrique fue que lo envié a Miami a mezclarlo.

–¿Ustedes grabaron el tema ‘Enamórate bailando’ con Gilberto Santa Rosa, piensan cantarla en vivo?

–Imagínate, fue la primera vez que grabamos con un artista internacional, y ver que era uno de los máximos exponentes fue impresionante. Él es un caballero, se portó muy elegante con nosotros. Cuando llegó al estudio a grabar pudimos conversar con él sobre el género. Nos aconsejó y le gustó el formato tradicional que hacemos. A Gilberto le encantó. Ahí mismo me dijo: “Ojalá que algún día podamos hacer esta canción en vivo”. Realmente esperamos que se dé. Y podría ser en este próximo concierto del 1° de junio, en el anfiteatro del Parque de la Exposición.

–Estuvieron nominados al Latin Grammy, precisamente, por esa colaboración el año pasado, ¿qué tienen preparado para este año?

–Seguir trabajando para que en el Perú sigan conociendo nuestra música. Somos una orquesta peruana que está enfocada en dar a conocer nuestro trabajo con temas inéditos. La gente a veces no sabe que Acarey es peruana, más nos conocen afuera que en nuestro país.

–¿Cómo ven el panorama de la salsa en el país?

–La salsa se está abriendo y volviendo con más fuerza. Veo que las orquestas salseras invierten más en imagen, materiales audiovisuales. Lo único que les falta a las orquestas nacionales es realizar temas propios, para así ingresar en un mercado internacional. Los covers no son malos; yo también he hecho versiones, pero decidí no encasillarme en eso. Lo que le falta a la salsa peruana, sin duda, es crear temas propios.