Tipo de cambio:

Compra: 3.429

Venta: 3.434


Año de la Universalización de la Salud
SÁBADO 30

de mayo de 2020

Acertada planificación

El presidente de la República, Martín Vizcarra, anunció que el Perú comprará un millón 600,000 pruebas para detectar el virus covid-19, en el marco de los esfuerzos del Gobierno para combatir la propagación de la peligrosa pandemia.

21/3/2020


Dicha adquisición se concretará en un momento crucial, pues los casos de contagio continúan en ascenso y el número de pruebas a disposición de las autoridades sanitarias ha venido disminuyendo desde el inicio de la emergencia.

Por lo tanto, se trata de un procedimiento impostergable. El Gobierno ha asegurado que se toman las medidas necesarias para que las pruebas lleguen al país lo antes posible, a fin de distribuirlas en el territorio nacional.

Se trata de implementos de vital importancia en esta coyuntura crítica, toda vez que son imprescindibles para determinar si una persona está infectada con el virus. A su vez, permitirán conocer exactamente la cantidad de personas que han contraído la enfermedad en nuestro país.

Ese dato es relevante, pues contar con información fidedigna sobre el número de contagiados le permitirá al Poder Ejecutivo evaluar las medidas a implementarse en los próximos días y desarrollar la mejor planificación posible con miras a atender la emergencia con mejores posibilidades de éxito.

Además de la compra de estas pruebas, el Gobierno anunció que habilitará la Villa Panamericana de Villa El Salvador para trasladar a los peruanos afectados por el covid-19 que no requieran cuidados intensivos. Dicho establecimiento, construido para albergar a los atletas que participaron en los Juegos Panamericanos 2019, está siendo adecuado con infraestructura médica y se prevé que albergue al menos a 3,000 pacientes.

Igualmente, se informó de la decisión de trasladar al hospital de Ate a los diagnosticados con covid-19 con urgencia de cuidados intensivos, a fin de brindarles atención especializada y concentrar los esfuerzos de los médicos en la recuperación de la salud.

Estas medidas en el ámbito médico reflejan el esfuerzo de planificación y acción que ejecuta el Gobierno con el objetivo de frenar la propagación del virus y proteger la salud y el bienestar de la población. Al cumplir este cometido, nuestras autoridades honran el mandato constitucional de defender a la persona humana y su dignidad.

Es previsible que en el camino y en las próximas semanas se presentarán diversos inconvenientes y, como lo ha señalado el Gobierno, la curva de infectados seguirá aumentando progresivamente, tal como ocurre en otros países. No obstante, es pertinente y plausible que nuestras autoridades aborden esta emergencia nacional con la mayor prioridad posible y con un notable sentido de la planificación.

Para el bienestar de los peruanos es indispensable que este esfuerzo continúe y que en él participen no solo el Poder Ejecutivo, sino también las regiones y los gobiernos locales.