Tipo de cambio:

Compra: 3.313

Venta: 3.315


Año del diálogo y la reconciliación nacional
MARTES 21

de agosto de 2018

GÉNERO

Acoso político contra la mujer

La 13ª Conferencia Regional de la Mujer Cepal (2016) señaló como un obstáculo para el avance de la participación política de las mujeres en América Latina, el acoso político, que se ha convertido en una nueva barrera que impide el ejercicio de nuestros derechos políticos.

26/8/2017


Diana Miloslavich Tupac

CMP Flora Tristán

En el proceso electoral 2016 se firmó un Pacto Ético Electoral para las elecciones generales, promovido por el Jurado Nacional de Elecciones, y se comprometieron los partidos políticos, entre otros, a rechazar y erradicar cualquier tipo de discriminación hacia una persona o grupos de personas por razón de raza, etnia, sexo, edad, procedencia, religión, entre otros, así como todo acto de acoso político que vulnere o amenace el ejercicio de los derechos fundamentales, en especial el de participación política de las mujeres.

Este pacto no constituyó un freno para los casos de acoso político hacia las principales figuras presidenciales y vicepresidenciales como Verónika Mendoza, Keiko Fujimori, Mercedes Aráoz, consignadas en el informe de la Misión de la OEA.

Fue relevante que los partidos políticos Frente Amplio y PPK, hoy en el gobierno, se propusieran aprobar la Ley Nº 1903, de acoso político, en sus planes de gobierno.

El Estado Peruano, con su Plan Nacional contra la Violencia de Género 2016-2021, reconoció como una nueva forma de violencia el acoso político, modalidad de violencia que incluye cualquier acción, conducta u omisión, entre otros, basada en su género, de forma individual o grupal, que tenga por objeto y resultado menoscabar, anular, impedir, obstaculizar o restringir sus derechos políticos; conculcar el derecho de las mujeres a una vida libre de violencia y el derecho a participar en los asuntos políticos y públicos en condiciones de igualdad con el hombre.

Con el nuevo Parlamento, se presentó una nueva iniciativa de ley para prevenir, sancionar y erradicar el acoso político contra las mujeres, hoy Proyecto de Ley Nº 673. Se encuentra para el debate en las comisiones de Justicia y de Constitución desde la legislatura pasada.

Asimismo, ingresó un anteproyecto de Código Electoral, del JNE, que reconoce la paridad y alternancia, y sobre el acoso político a las mujeres propone una sanción de 20 UIT en caso de que una candidata reciba amenazas, agresiones o la divulgación de información que menoscabe su dignidad. La nueva iniciativa de ley Nº 1751, que recoge la propuesta del Grupo de Trabajo sobre Reforma Electoral, presidido por la congresista Patricia Donayre, contiene una propuesta similar.

Un primer informe del 2011/Flora Tristán, Calandria, Diakonía, dio cuenta de que de cada cinco autoridades mujeres elegidas, dos sufrían acoso político. Se sumó la investigación del JNE/Flora Tristán, que da cuenta de que en el proceso electoral 2014 de cada 10 candidatas, tres vivieron acoso político.

Desde la campaña ‘Somos la mitad queremos paridad sin acoso político’, las organizaciones Flora Tristán, Manuela Ramos, Calandria y la Renama, hemos venido impulsando las dos iniciativas de ley sobre acoso político, las dos investigaciones realizadas y continuamos dando asesoría y seguimiento a las mujeres autoridades víctimas de acoso político que requieren de un mecanismo que garantice su protección y sus derechos políticos.

Necesitamos que la Comisión de Constitución incluya en su plan de trabajo el debate sobre el acoso político, la paridad, la alternancia, la cuota transversal, el financiamiento y la capacitación para mujeres, entre otros, a fin de dar señales claras que queremos mejorar nuestra democracia y nuestro sistema electoral.