Tipo de cambio:

Compra: 3.409

Venta: 3.412


Año de la Universalización de la Salud
JUEVES 27

de febrero de 2020

Al rescate de las lenguas indígenas

¿Qué podemos hacer para rescatar y empoderar nuestras lenguas indígenas? Comunicadores indígenas de la Red KANQ viajaron a Guatemala para participar en el Festival Latinoamericano de Lenguas Indígenas en internet y cerrar un intenso ciclo de aprendizajes.

17/1/2020


Suplemento Variedades


Texto 
Arnol Piedra Sosaya

Foto
Uskam Camey

Guatemala, un país de monedas y aves llamadas quetzales, fue el último punto de encuentro para la Red KANQ, el grupo formado por DW Akademie para desarrollar la comunicación indígena en la región. Tras participar en el Festival Gabo, en Medellín, y en el Encuentro Internacional de Comunicación Indígena, en Cusco, llegó el turno de incursionar en dos eventos para la defensa de las más de 400 lenguas indígenas que existen en Latinoamérica.

La primera parada fue en el Encuentro Latinoamericano de Activistas Digitales de Lenguas Indígenas, el cual reunió a cerca de 60 activistas de la región y se llevó a cabo en Antigua, una ciudad colonial de calles empedradas. Allí, los integrantes de la Red KANQ descubrieron que cada uno de ellos ya era un activista de lenguas indígenas, por el hecho de hacer comunicación en sus respectivos idiomas.

Los diferentes paneles esparcieron conocimiento en cada frase. “La lengua es una de las columnas de la identidad. En esta época no importa tanto el fenotipo, sino más la autoidentificación”, señaló Irma Álvarez, activista de la lengua quechua del Perú. Por otro lado, Marco Antonio Martínez, activista de la lengua ayöök de México, sostuvo que “mantener una lengua es mantener la historia, la cosmovisión y la forma de ver la vida en las comunidades”.

Conocimiento e inspiración 

El encuentro sirvió también para contemplar los caminos que ofrece la tecnología. Por ejemplo, destacó el proyecto Rachel de Israel Quic, un activista de la lengua tz’utujil de Guatemala. Su proyecto consiste en un servidor portátil que almacena una biblioteca virtual, lo que resulta ser de gran ayuda para las comunidades indígenas sin acceso a internet. 

Finalizado el evento en Antigua, después de tres días, la Red KANQ se trasladó al Festival Latinoamericano de Lenguas Indígenas en internet, realizado en Ciudad de Guatemala, capital caracterizada por sus buses rojos y algodones de azúcar de colores. El evento congregó a más de 400 personas y permitió un expresivo convivir e intercambio de las más de 25 lenguas originarias presentes. 

Además de los diferentes conversatorios, se dictaron talleres para impulsar el activismo, en que se trataron los temas del uso de Facebook y YouTube, la producción de podcasts y la seguridad digital. “La lengua es como practicar un deporte, si se habla una vez al año pierde su vigencia. Debe ser una práctica diaria y cotidiana”, recomendó Imbaya Cachiguango, un defensor de la lengua kichwa otavalo de Ecuador.

Empoderando lenguas

Al cierre de ambos eventos, los miembros de la Red KANQ formularon sus propuestas para el empoderamiento de las lenguas indígenas. “Podemos empoderar nuestras lenguas dando a conocer sus aportes a la humanidad y las consecuencias de su desaparición. Los medios de comunicación y las plataformas digitales son esenciales para ello”, afirma Uskam Camey, un activista de Guatemala que difunde la lengua kaqchikel, para ello utiliza Wikipedia.

Para Luis Salazar, radialista quechua de Cepra en Cochabamba (Bolivia), la clave está en una mayor difusión. “Empoderar nuestras lenguas es más sencillo ahora. Debemos escribir en ellas y aprovechar las redes sociales, los blogs y las wikis. Además, mediante los medios, debemos producir programas informativos, cómicos, culturales y educativos. Creo que cada hablante ya es un comunicador potencial que puede contribuir con su difusión”. 

Finalmente, tras un taller de cierre y unos discursos de agradecimiento, los miembros de la Red KANQ y de DW Akademie se despidieron con abrazos y algunas lágrimas. Nuevas energías los acompañan y más la esperanza de reencontrarse algún día. No es un adiós, sino un hasta luego.

Ciclo productivo

El proyecto de la Red KANQ fue un éxito. El grupo produjo más de 200 contenidos para sus medios comunitarios en diferentes formatos: crónica, video, fotografía, cuña radial, incluso memes para redes sociales. “Lo más importante es que hubo participación activa y visibilidad en los tres eventos proyectados”, finalizó Magnus Kossman, coordinador de proyectos de DW Akademie en Ecuador.