Tipo de cambio:

Compra: 3.341

Venta: 3.346


Año de la lucha contra la corrupción y la impunidad
SÁBADO 25

de mayo de 2019

PANAMERICANOS

26 JUL AL 11 AGO

PARAPANAMERICANOS

21 AGO AL 01 SEP

Al ritmo del debate

Publicación Origen, ritmos y controversias de la música criolla del Perú busca precisar varios datos sobre este tipo de bohemia y corregir los mitos que a su alrededor se han creado.

14/3/2019


Ernesto Carlín

Editor de Cultural

Muchos habremos cantado o escuchado el valse ‘Anita’ de Pablo Casas Padilla en el que en cierta parte se dice “y a los acordes de un modesto vals / la dicha entera te la brindaré”. Sin embargo, en estos versos repetidos y grabados innumerables veces hay un pequeño error. La dicha que el cantor ofrece es “eterna”.

De este tipo de curiosidades trata el libro que el investigador José Antonio Leturia ha publicado recientemente con el título de Origen, ritmos y controversias de la música criolla del Perú y poemas modernos.

Pinglo y Alianza Lima

Una más que adelanta al diario oficial El Peruano es otra del mismo Casas. El conocido valse que habla de la “mala canallada” es, en realidad, “tu indigna pincelada”. El estudioso cuenta que en las letras de Casas hay bastante confusión pues él introdujo “la síncopa”.

Leturia contó que existen muchas leyendas y malos entendidos. Explicó que a fines del siglo XIX e inicios del XX no había mucha conciencia y celo en los derechos de autor. Un caso es el valse conocido como Tus ojitos, grabado en 1911 por el pionero dúo Montes y Manrique. En el libro relata lo complicado que es determinar quién es el autor o si ha sido tomado de alguna otra fuente fuera del país.

Lo que también señala Leturia es que la música criolla tiene un antes y un después de Felipe Pinglo, quien en su opinión revoluciona el género desde la forma de componer.

“Se dice que el valse es una pena hecha fiesta”, cuenta el investigador.

Una de las leyendas que dice se han creado es sobre el supuesto aliancismo del autor de ‘El plebeyo’. De acuerdo a este estudioso todo ha partido de un malentendido. Menciona que el compositor tuvo que abandonar su natal Barrios Altos por motivos personales y mudarse a La Victoria por un tiempo. Asimismo, Pinglo dedicó temas al equipo de ese barrio. A partir de allí, se fue creando una leyenda urbana en la que se le impuso sin ningún otro sustento histórico al mítico criollo la camiseta del club blanquiazul.

“El valse es una pena que se disfraza de fiesta”, asegura estudioso José Leturia.