Tipo de cambio:

Compra: 3.374

Venta: 3.380


Año de la lucha contra la corrupción y la impunidad
VIERNES 6

de diciembre de 2019

LA BUENA MEDICINA

Alianza entre Inglaterra y el Perú para estudiar las semillas

Mediante colectas de germoplasmas, el proyecto de Banco de Semillas del Milenio y el Instituto Nacional de Salud permitirán conocer la diversidad de simientes medicinales salvaguardadas en las alturas de Moquegua por las comunidades del distrito de Yunga.

13/11/2019


José VadilloVila

jvadillo@editoraperu.com.pe

Antes de ingresar a la vegetación, Michael Way y su colega, Daniel Montesinos, realizan una “preparación botánica”. “Bajan” registros disponibles de las bases de datos globales y locales. Les suman las de los propios botánicos. Así identifican las áreas que necesitan integrarse por medio de nuevas colectas botánicas de semillas.

Para desarrollar el trabajo de campo es vital conocer las fechas de floración, fructificación y dispersión de semillas. Los biólogos trabajan durante la fructificación. Con lupas auscultan la calidad de las semillas: ven la forma del embrión y estiman si las semillas están listas para dispersarse o no.



Entonces, recién, si están “en el punto de dispersión” es válido hacer la colecta de germoplasma de semillas. El material recogido se mantendrá seco, en áreas frescas, a menos de 20 grados y a la sombra. Finalmente, se trasladará la información al Instituto Nacional de Salud (INS) para chequear la limpieza y calidad de las semillas. Solo entonces, se integrará el nuevo material al herbario.

Conociendo el Kew

Way es coordinador para las Américas del Banco de Semillas del Milenio de los Jardines Botánicos de Inglaterra, que empezó a trabajar en el año 2000. El Kew –por sus siglas en inglés– trabaja hoy con 50 países y tiene donaciones de bancos de semillas de otros países. En total, posee alrededor de 2.2 millones de semillas de 189 países. Es el banco más grande de su tipo.

Por intermedio de los proyectos de duplicados, el banco posee el 13% de la flora mundial. Con el aporte de otros bancos de datos, llega al 15%.

Plantas medicinales

El biólogo británico explica que el 80% de los peruanos utilizan las plantas medicinales para cualquier problema. Tal vez de forma semanal.

Por eso, el proyecto del Banco de Semillas del Milenio y el INS buscan mantener el acceso a esas plantas como fuentes medicinales. Se estudian para saber más sobre sus usos y evitar su posible sobreexplotación, explica.

El Kew cuenta con 300 científicos y colabora con jardines botánicos y universidades de todo el globo, por medio de proyectos a corto plazo, cuyos resultados se entregan a las comunidades y revistas científicas, y los usuarios.

“Nuestra organización tiene muchas capacidades para el análisis molecular de las plantas, su taxonomía y uso. Con este conocimiento, podemos ayudar al Perú a predecir los usos futuros de las plantas tradicionales”, dice.



Gracias al financiamiento del Programa de Biodiversidad del Fondo Newton-Paulet –organismo creado en el 2017, a iniciativa de Concytec–, se concretó el proyecto. El convenio del Kew con el Perú es singular: se realiza mediante el Centro Nacional de Salud Intercultural (Censi) del INS. Es un modelo “efectivo” para efectuar las colectas de semillas y salvaguardarlas en la sede chorrillana del instituto.

Los especialistas del Censi tienen su foco en el uso social que da la población a las plantas sociales. Way y su colega Montesinos identificaron las comunidades del distrito de Yunga, provincia de General Sánchez Cerro, en la parte más alta de la región Moquegua, como idónea para desarrollar el proyecto que se inició formalmente en febrero de este año.

En estas comunidades quechuas, los técnicos del Censi desarrollan talleres de etnobotánica donde obtienen información primaria, que a la vez permite a los botánicos seleccionar las especies que priorizarán en su trabajo de prospección, colecta de semillas, preservación y estudio de semillas.

Durará 18 meses. “El fondo Newton-Paulet nos da bastante flexibilidad para la investigación inicial, hacer contactos, establecer necesidades, intercambiar y trabajar con la comunidad”, explica Way, quien pasa la mitad del año en el Banco de Semillas del Milenio y el resto del tiempo viaja para desarrollar los proyectos en las Américas, participa en congresos y negocia nuevos convenios de colaboración con distintas organizaciones.



Talleres en el Perú

Gracias al convenio, capacita con técnicas y procedimientos a los especialistas para mejorar sus métodos de preservación y limpieza de las semillas. Además, se brindan juegos de materiales, como sobres de aluminio y bolsas con mallas.

En las capacitaciones brindadas por Way en el INS –en este su cuarto viaje al país desarrolla un nuevo taller en Chorrillos–, también se han instruido a investigadores de universidades, los del Censi, representantes de los ministerios de Agricultura y del Ambiente, además cuatro comuneros de Yunga.

¿Y qué puede decir de los botánicos peruanos? “Trabajé 20 años en México, pero es una maravilla la motivación de los profesionales y las agencias gubernamentales del Perú. Los botánicos peruanos están muy abiertos a conocer nuevos protocolos para realizar buenos trabajos”, opina.

Way recuerda que “el problema actual de la pérdida de biodiversidad es más crítico que el cambio climático”. “Con el 20% de nuestras plantas, alrededor de un millón de los 8 millones de especies que hay en el planeta, se perdió su uso, estudio y potencial beneficio. Jamás lo conoceremos. Es el problema más crítico ahora. Por ello, tenemos que parar la conversión de las áreas silvestres para los diversos usos de agricultura. Es un camino muy malo la pérdida de biodiversidad”, lamenta.



Bolivia y Colombia

En la región andina, Kew trabaja en Bolivia y Colombia. En el primero desarrolla un proyecto en la Chiquitanía, un área tropical poco explorada por los botánicos, con una vegetación “de transición”. El proyecto desarrolla un pequeño banco de semillas silvestres y fue muy afectada este año por los incendios forestales en Brasil. En el caso colombiano, el Kew trabaja desde hace tres años un proyecto de banco de semillas con el instituto de investigación Alexander von Humboldt.