Tipo de cambio:

Compra: 3.586

Venta: 3.590


Año de la Universalización de la Salud
MIÉRCOLES 21

de octubre de 2020

APUNTES

Alimentación y pandemia

La pandemia ha revalorizado el trabajo del agricultor a nivel mundial.

14/10/2020


Ing. Carlos Rodríguez Koch

Director ejecutivo de CultiVida


Apropósito del Día Mundial de la Alimentación señalamos que el Estado peruano ha sido uno de los primeros en reaccionar frente a la pandemia del coronavirus, declarando una cuarentena generalizada a fin de evitar la llegada masiva de pacientes a los hospitales. Esto llevó a establecer el uso de pases laborales que generó al inicio más de una confusión entre las autoridades y la cadena de producción de alimentos.

Al entenderse que las labores agrícolas son primordiales para el abastecimiento de los mercados, la población por fin percibió la importancia que juegan los agricultores en la agricultura peruana.

La gran agricultura tampoco se detuvo y rápidamente se aplicaron los protocolos sanitarios, priorizando la salud de los trabajadores con el uso adecuado del transporte de personal, respetando la distancia social, el uso de mascarillas, etcétera, permitiendo mantener el ritmo de las exportaciones, que este año va a superar la campaña pasada.

La pandemia ha revalorizado el trabajo del agricultor a nivel mundial. Ha sido la actividad más reconocida. La necesidad de alimentos saludables se ha incrementado debido a que el consumo de paltas, mandarinas, arándanos, espárragos y hortalizas en general da la seguridad al consumidor de que se está protegiendo de la enfermedad.

Sin embargo, somos unos de los países más expuestos a los cambios climáticos. Lo confirma el Fenómeno El Niño, que arrasa cada cierto tiempo con los campos de cultivo en el norte del país, o eventos como La Niña, que implica baja de temperatura y grandes sectores expuestos a la sequía.

A pesar de ello, las experiencias de los últimos años nos han puesto en el panorama mundial como uno de los países de importancia en el tema de la producción hortofrutícola, y esto se debe al desarrollo de grandes proyectos de irrigación.

Tenemos importantes proyectos de irrigación como el de Majes-Siguas II, Chavimochic III, Chinecas y el Alto Piura, que suman más de 100,000 hectáreas y mejorarán el riego de más de 60,000 hectáreas, lo cual permitirá incrementar las áreas agrícolas en suelos de muy baja capacidad productiva y que, gracias a la tecnología, serán convertidos en áreas de alta producción.

Si bien es cierto que cuando pensamos en irrigaciones estamos orientándonos a cultivos de agroexportación, en donde probablemente estemos llegando al techo en algunos cultivos, tendríamos que evaluar la instalación de cultivos como algodón y maíz, que podrían incrementar sus rendimientos con la tecnología y hacerlos altamente rentables.

No debemos perder de vista que el gran desafío que tienen los países es aumentar la productividad agrícola de manera sostenible para los próximos años; en el 2050 seremos 9,000 millones de personas por alimentar en el mundo y la pregunta es cómo lograrlo, protegiendo los recursos naturales.

El Diario Oficial El Peruano no se solidariza necesariamente con las opiniones vertidas en esta sección. Los artículos firmados son responsabilidad de sus autores.