Tipo de cambio:

Compra: 3.595

Venta: 3.599


Año de la Universalización de la Salud
JUEVES 1

de octubre de 2020

IMPULSO ACERTADO

Alonso Valdez mira las olimpiadas

El saltador busca llegar a la cima en los circuitos máximos y clasificar al Mundial 2022.

1/9/2020


Juan Sánchez Ortega

jsanchez@editoraperu.com.pe


Alonso Valdez fue el primer exponente peruano de salto ecuestre en competir en Juegos Olímpicos, pero no quiere quedarse con esa denominación. Insiste en que tiene mucho por lograr para el país y lo hará con disciplina, perseverancia y determinación, valores que su disciplina le brindó a lo largo de su trayectoria.

Desde hace un mes, reanudó los entrenamientos en el Club Hípico Peruano y en las dos últimas semanas intensificó las prácticas con miras a volver a las competencias en el extranjero. Tiene planeado trasladarse a Estados Unidos y Europa, donde los torneos están en su auge con unos protocolos especiales.

La pandemia del coronavirus paralizó el programa de competencias. Él siempre desarrolla una temporada en Norteamérica, entre enero y abril, y en el Viejo Continente, entre mayo y agosto, pero no pudo completarla debido a la emergencia sanitaria que se vive en el mundo.

Entrenamiento

Ahora analiza si es factible, con los permisos necesarios, viajar para participar en las competencias en el extranjero en octubre. El Instituto Peruano del Deporte y el Ministerio de Salud (Minsa) gestionan las autorizaciones.

“Tengo la suerte de tener un gran equipo humano y eso hace posible continuar con el entrenamiento de los caballos jóvenes en el Perú. El fin de semana, por ejemplo, monté 10 caballos (alrededor de unas seis horas). Hicimos prácticas, recorridos tipo competencias, con la finalidad de mantenerme en forma y estar listo para participar en los circuitos”, dijo el saltador que cumple a cabalidad con los protocolos de bioseguridad establecidos.  

Proceso a largo plazo

Los caballos (Chichester, Acuero, Fresca, Furosa y Check Me) con los que compite en los certámenes del Viejo Continente se encuentran en los Países Bajos (Holanda) y desde allí los mueve a otras naciones. En esta ocasión, los llevará a España, donde planea ser parte de un circuito importante al sur de la nación ibérica.

No obstante que su ilusión es clasificar a Tokio 2020 para volver a representar al Perú en unos Juegos Olímpicos, Valdez mira de lejos esa opción porque no pudo ubicarse entre los cuatro primeros en los Juegos Panamericanos Lima 2019, único torneo que clasifica a los saltadores de América a la gran cita.

Ahora deberá esperar algunas opciones matemáticas, esas que se usan en el fútbol, para intentar asistir la fiesta deportiva más grande del mundo. Mientras tanto, se prepara porque ya apunta al nuevo ciclo olímpico y a la clasificación al mundial del 2022. Nunca se cansará de representar al Perú y luchar por poner a la equitación nacional en lo más alto del mundo.

“Todo deportista anhela ir a los Juegos Olímpicos, pero en este momento mi motor es retomar la representación peruana en el circuito internacional. El tema de Tokio 2020 se verá en su momento si se da o no. Estoy apuntando al nuevo ciclo olímpico, como los Juegos Bolivarianos, Panamericanos, mundial y la gran meta: París 2024”, dijo Valdez.

Amor por los equinos

Alonso está inmerso en la disciplina desde que nació. Su mundo siempre giró alrededor de los caballos gracias a su familia materna. Mamá montaba, el abuelo jugaba polo y él comenzó con esta pasión a los 12 años en los saltos, una disciplina distinta a la que practicaban los suyos. Construir esa relación de cariño por los equinos fue lo más hermoso que experimenta porque lidiar todos los días con ellos es especial.

“En este deporte se debe tener mucha disciplina, perseverancia y determinación. Es muy especial porque es la combinación entre el hombre y el caballo. Es un binomio que se construye a base de vínculos. Esto se da de a pocos y toma un tiempo. Se trabaja con un ser vivo y no es como en otras disciplinas que usan instrumentos que manejan ellos mismos”, aseveró.  

Agregó: “Tengo varios caballos y el vínculo con cada uno de ellos es distinto. No existe un plazo establecido para estrechar ese lazo porque cada animal posee un comportamiento diferente. Es un proceso que se da por etapas. Lo bueno de este deporte es que nunca se deja de aprender, siempre vives experiencias nuevas con demasiado sentimiento porque te relacionas con un ser vivo al cual vas aprendiendo a querer. Es extraordinario”, culminó el deportista de 42 años, quien posee dos participaciones en campeonatos mundiales.

Datos
*Alonso comparte el deporte con su profesión de administrador de empresas. Tuvo que dejar de competir a los 21 años para dedicarse a culminar su carrera universitaria.

*Los caballos que tiene en Holanda están a cargo de Jeroen Dubbeldam, medallista de oro en Juegos Olímpicos, campeón del mundo, campeón europeo y con quien Alonso entrena desde hace más de seis años.  

*Valdez quiere representar al Perú por muchos años más y es que el salto ecuestre es un deporte longevo. Hay competidores de 70 años.

*El salto es una disciplina dentro de la equitación que consiste en un acontecimiento sincronizado juzgado en la capacidad del caballo y del jinete de saltar sobre una serie de obstáculos en un orden dado.