Tipo de cambio:

Compra: 3.543

Venta: 3.546


Año de la Universalización de la Salud
MARTES 22

de setiembre de 2020

Anemia hacia la baja

“No es adecuado que el Perú registre altos niveles de anemia cuando en las últimas décadas experimentó un notorio crecimiento económico. El reto implica ampliar los efectos positivos de la expansión”.

7/2/2020


La reducción del número de niños afectados por la anemia en el Perú durante el 2019 no es un logro fortuito ni improvisado. Por el contrario, es producto de la puesta en marcha del Plan Multisectorial de Lucha contra la Anemia, documento que declara de prioridad nacional el combate contra esta condición y que sirve de marco para la cruzada emprendida por el Gobierno con ese objetivo.

Es primordial que el plan cuente con la participación de diversos niveles de gobierno y los ministerios para que las medidas por ejecutarse tengan una orientación integral. Por ejemplo, Salud provee suplementos de hierro a los afectados; Educación busca instruir en el consumo de alimentos ricos en hierro; Desarrollo e Inclusión Social monitorea el plan de acción; Vivienda garantiza agua accesible; y Producción proporciona alimentos fortificados en hierro.

Si bien es ambiciosa la meta de disminuir los índices de anemia de 43.5% en el 2018 a 19% en el 2021, los esfuerzos de los actores involucrados van bien encaminados porque la información proporcionada por el Instituto Nacional de Estadística e Informática revela que en solo un año 43,000 menores de edad han dejado de ser pacientes anémicos.

¿Por qué esta lucha es prioritaria para el Gobierno? Porque sus consecuencias son graves y comprometen el desarrollo futuro de los niños en edades comprendidas entre 6 meses y 3 años. Un menor anémico ve afectada su evolución cognitiva y motora, con el riesgo de que los efectos sean irreversibles si no recibe atención oportuna. De allí que combatir la anemia resulta vital para el progreso del Perú porque es imposible pensar en un país moderno con una alta prevalencia de este mal entre la población.

La reducción alcanzada durante el 2019 fue posible por los ajustes aplicados, que parecen insignificantes por lo sencillos y simples, pero que en la práctica han demostrado su efectividad. Por ejemplo, el establecimiento de un plan de visitas domiciliarias para prevenir y controlar la anemia ha obtenido resultados óptimos gracias a la intervención de 20,000 promotores de salud que recorrieron 865 distritos en el ámbito nacional.

Estos impulsores también se centraron en los bebes de menos edad y trabajaron mensajes con consejería sobre la relevancia de las gotas de hierro desde los cuatro meses. De esa manera, los padres de familia aprendieron que la anemia es causada por la producción inadecuada o pérdida de glóbulos rojos y que se asocia, sobre todo, a la falta de hierro en el organismo, derivada, a su vez, de una alimentación deficiente.

El problema se acentúa por las de-sigualdades económicas, sociales y culturales, es decir, por la pobreza y el desconocimiento de las familias sobre la importancia de una alimentación saludable, entre otros factores. No es adecuado que el Perú registre altos niveles de anemia cuando en las últimas décadas experimentó un notorio crecimiento económico. Por ello, el reto implica ampliar los efectos positivos de la expansión de nuestro producto bruto interno a la población más sensible y vulnerable, es decir, a los niños.