Tipo de cambio:

Compra: 3.301

Venta: 3.305


Año de la lucha contra la corrupción y la impunidad
SÁBADO 23

de marzo de 2019

PANAMERICANOS

26 JUL AL 11 AGO

PARAPANAMERICANOS

21 AGO AL 01 SEP

ENFOQUES

Anemia en las gestantes: la raíz del problema

Poner el tema de la anemia en agenda ya es significativo, pues los indicadores de salud, especialmente los que se refieren a las poblaciones más vulnerables, expresan el verdadero nivel de desarrollo de una nación. Sin embargo, se habla siempre de “combatir la anemia”, sin aterrizar esta buena intención en un verdadero programa que logre buenos resultados.

9/3/2019


Dra. Sabrina Morales

Directora de la Escuela l de Obstetricia de la Universidad Wiener

Sin duda, uno de los grupos poblacionales más vulnerables es el de las madres gestantes, cuya condición hace que tener anemia marque la diferencia en calidad de vida y, más aún, entre la vida y la muerte.

Seamos claros. La anemia no es una enfermedad, sino un síndrome que se puede corregir. Con esta diferencia, hay que entender que estamos ante una problemática que afecta a gran parte de la población gestante. Tres de diez mujeres gestantes tienen anemia (ENDES 2017). Esto conlleva a que cualquier complicación del embarazo o del parto podría ser una causa de muerte. Además, el recién nacido de una madre con anemia tiene mayor riesgo de nacer con malformaciones, limitaciones o dificultades en su desarrollo físico e intelectual.

En el Perú, por muchos años, la hemorragia ha sido la primera causa de mortalidad materna, y sigue siendo un desafío por vencer. Si una mujer con anemia sufre una hemorragia en el parto, el rango de acción se reduciría, por lo que podría haber menos posibilidad de salvarle la vida. Además, las gestantes que presentan anemia tienen mayor riesgo de padecer preeclampsia, infección urinaria, amenaza de aborto o parto prematuro.

Y la solución realmente sostenible radica en brindar información oportuna y adecuada para la prevención de escenarios adversos desde antes de la gestación.

A veces, las consultas de control de la gestación resultan cortas para aclarar las dudas de las pacientes, por eso la psicoprofilaxis obstétrica es muy importante: este es el momento en el que el médico puede guiar a la gestante para tener una alimentación adecuada.

También es importante prevenir la anemia antes de la concepción. En el momento en el que una mujer decide ser madre debe prepararse, con la ayuda de un especialista, para concebir con un peso adecuado, tomando ácido fólico tres meses antes de la concepción, tener una vida y una alimentación sana.

Si queremos combatir la anemia, hay que actuar sobre la raíz del problema y es aquí donde es muy importante tomar medidas, mediante una estrategia informativo-educativa en salud que debe ser permanente.

Combatir la anemia con una buena planificación nos dará la posibilidad de ser una sociedad con mejores oportunidades de desarrollo.