Tipo de cambio:

Compra: 3.590

Venta: 3.592


Año de la Universalización de la Salud
DOMINGO 27

de setiembre de 2020

ENFOQUE

Anemia y desnutrición, tarea pendiente

Al cierre del 2019, el Perú había alcanzado mejoras. Redujo, por ejemplo, la anemia en menores de 6 a 36 meses en 3.4 puntos porcentuales.

5/9/2020


Gisella Rojo Delgado

Presidenta de la Comisión de Lucha contra la Anemia de la SNI

Estamos en feroz combate contra el covid-19, pero ello no nos debe dejar de ver que tenemos otro combate aún pendiente en nuestro país: la desnutrición crónica y la anemia en los niños. La anemia en edad temprana deja en los pequeños estragos que los acompañarán durante toda su vida.

Al cierre del 2019, el Perú había alcanzado mejoras. Redujo, por ejemplo, la anemia en menores de 6 a 36 meses en 3.4 puntos porcentuales. Pero todavía hay un largo camino por recorrer. Y es que la situación ha empeorado en estos meses de pandemia.

Por lo pronto, el 13% de familias ingirió solo una comida y el 7% ninguna el día previo al inicio del estado de emergencia, según una encuesta remota elaborada por el Programa Mundial de Alimentos. La situación, después de más de 100 días de cuarentena, representa un reto más grande que el que ya teníamos.

Reactivar la economía es un esfuerzo que tomará tiempo, pero la cosa es distinta cuando hablamos de nutrición. Los niños y niñas en peligro de desnutrición crónica y anemia nunca recuperarán esos meses. El pasivo los acompañará el resto de sus vidas.

El necesario distanciamiento social impide que se ejecuten los programas que ya mostraban impactos positivos en la población. Es parte del costo que estamos asumiendo como sociedad. Y se siente con especial ensañamiento en los hogares más pobres, con mayores niveles de informalidad y menor integración a redes de apoyo. Las posibles soluciones tenemos que implementarlas tan pronto como podamos.

El Perú necesita trabajar articuladamente, una vez más, para superar no solo el covid-19, sino también para salvaguardar nuestro futuro como país. Existen opciones para no retroceder más allá de lo que impone la crisis. Para el caso específico de la lucha contra la desnutrición crónica y la anemia, contamos con una herramienta que hoy no se aprovecha: el mecanismo de Obras por Impuestos.

Promover obras por impuestos en el sector salud les permitiría a las empresas implementar, en el corto plazo, proyectos que fortalezcan las capacidades del Estado para brindar servicios a niños, niñas y gestantes. Así se podrían retomar las actividades del servicio preventivo promocional en salud, respetando las directrices de la nueva normalidad o convivencia social en las diferentes instituciones prestadoras de servicio de salud del país.

Es momento de dejar de lado la desconfianza con el sector privado, que con éxito ha implementado proyectos con esta herramienta en el sector salud.

El sector privado puede y quiere participar en esta lucha que nos está dejando sin futuro. Lucha en la que nadie debería estar en la tribuna. Lucha que si no la asumimos todos juntos, impedirá a nuestras niñas y niños crecer con todas sus capacidades. Juntos podemos llegar al bicentenario con mejores indicadores socioeconómicos y lograr que la inversión en la primera infancia nos haga un país más íntegro y justo.




El Diario Oficial El Peruano no se solidariza necesariamente con las opiniones vertidas en esta sección. Los artículos firmados son responsabilidad de sus autores.