Tipo de cambio:

Compra: 3.453

Venta: 3.457


Año de la Universalización de la Salud
SÁBADO 4

de abril de 2020

Apoyando al pueblo peruano

“Mantener un esquema de cobranza financiera rígido en las actuales circunstancias sería inconveniente para la mayoría de peruanos afectados por la emergencia nacional”.

20/3/2020


Con buen criterio, el Gobierno ha iniciado las gestiones para apoyar en diversos ámbitos a la población de nuestro país que atraviesa por una dura prueba debido a la pandemia del covid-19.

La orden de aislamiento social dispuesta por el Gobierno supone para millones de peruanos la obligación de permanecer en sus viviendas, lo cual les impide trabajar con normalidad y generar los ingresos económicos necesarios para sustentar a sus familias.

Ante este inconveniente, el presidente de la República, Martín Vizcarra, anunció que el Ejecutivo ha iniciado conversaciones con las empresas prestadoras de servicios públicos, a fin de gestionar que se postergue el pago por la dotación de energía eléctrica y agua correspondiente al mes actual.

Del mismo modo, la Superintendencia Nacional de Banca, Seguros y AFP (SBS) facultó a las entidades del sistema financiero a adoptar medidas de excepción para que los deudores –personas naturales y empresas, afectadas por el estado de emergencia– cumplan con el pago de los créditos que mantienen vigentes.

En tanto, la ministra de Economía y Finanzas, María Antonieta Alva, anunció que sostendrá una reunión con la Asociación de Bancos del Perú (Asbanc) y la SBS para evaluar medidas adicionales respecto al cronograma de pagos crediticios.

Fruto de estas gestiones, entidades prestadoras de servicios han adelantado su disposición para flexibilizar los cobros a los ciudadanos y han descartado cortes de servicios, mientras que algunos bancos y entidades financieras han dispuesto facilidades para el pago de créditos.

A todas luces, se trata de gestiones plausibles del Gobierno que no tienen otra finalidad más que la de apoyar el notable sacrificio que el pueblo peruano hace en los últimos días para evitar la propagación de la pandemia del covid-19.

Mantener un esquema de cobranza financiera rígido en las actuales circunstancias sería inconveniente para la mayoría de peruanos afectados por la emergencia nacional. Incluso, como medida complementaria, podría gestionarse que la postergación de los pagos no generen intereses en contra de los deudores afectados por la epidemia, dado que se trata de un retraso involuntario.

El Gobierno decidió también entregar un bono de 380 soles a las familias más pobres de nuestro país, asignación que se hará efectiva en los próximos días y que sin duda representará un alivio para este grupo poblacional.

Combatir con éxito la pandemia que afecta al mundo entero demanda acciones multisectoriales y con un enfoque integral. Con ese propósito, el Ejecutivo ha dispuesto medidas en los ámbitos de sanidad, seguridad y económico-financiero, entre otros, a fin de brindar a los ciudadanos la mejor protección posible frente a esta eventualidad.

No obstante, la población también debe hacer su parte y es indispensable recalcar la necesidad de acatar de forma irrestricta las disposiciones orientadas a frenar la proliferación del covid-19 en nuestro territorio. Solo de ese modo, esta lucha será exitosa.