Tipo de cambio:

Compra: 3.590

Venta: 3.592


Año de la Universalización de la Salud
DOMINGO 27

de setiembre de 2020

Apuntalando a las mypes

El sector empresarial de nuestro país atraviesa por un período de incertidumbre debido a la pandemia del nuevo coronavirus.

28/4/2020


Particularmente vulnerables en este nuevo escenario son las micro y pequeñas empresas (mypes). Debido a su menor dimensión, estas unidades productivas encaran serias dificultades para mantenerse operativas y cumplir con sus obligaciones.

El estado de emergencia y el aislamiento obligatorio han hecho que la demanda sobre sus productos caiga notoriamente. Asimismo, las medidas de restricción les impiden contar con la mano de obra necesaria para trabajar con normalidad, lo cual les ocasiona un grave inconveniente considerando que muchas de ellas están vinculadas con los sectores manufacturero y de servicios.

Las mypes desempeñan un papel central en el desarrollo de la economía nacional. De acuerdo con datos oficiales, constituyen más del 99% de las unidades empresariales en el Perú, crean alrededor del 85% del total de puestos de trabajo y generan aproximadamente el 40% del producto bruto interno.

Por consiguiente, es fundamental apuntalar este sector productivo y evitar que la pandemia lo arrase, pues ello ocasionaría un grave daño a nuestra economía y un problema social derivado de la pérdida de millones de empleos.

Consciente de este desafío, el Gobierno creó, mediante el Decreto de Urgencia N° 029-2020, el Fondo de Apoyo Empresarial a las Mype (FAE-Mype), con el cual el Estado destina recursos a fin de que accedan a préstamos otorgados por instituciones financieras para superar los problemas derivados de la pandemia del covid-19.

Los voceros del Ejecutivo explicaron que este fondo permitirá a las mypes cubrir los gastos y las pérdidas de ingresos causados por la suspensión de sus actividades. Es decir, se busca que puedan pagar sueldos, cubrir deudas adquiridas y continuar con sus actividades, lo cual evitará su quiebra.

Inicialmente, el Estado destinó al FAEMype 300 millones de soles. No obstante, el presidente Martín Vizcarra anunció el domingo su ampliación a 800 millones. Dada la magnitud del problema, se trata de una decisión acertada del Ejecutivo, pues inyectar 500 millones adicionales permitirá asistir a un mayor número de mypes en dificultades y se garantizarán los puestos de trabajo de millones de peruanos.

Es cierto que en el sector de las mypes hay un alto porcentaje de informalidad que impide el acceso a créditos. Sin duda, se trata de una variable que debe ser tomada en cuenta y atendida con prontitud. Hoy, sin embargo, lo urgente es adoptar todas las medidas de estímulo que eviten su desaparición, pues ello no pasaría desapercibido para la economía.

Los miembros de este sector consideran que debe haber mayores facilidades para acceder al fondo, así como aumentar los recursos para abarcar a más mypes. Se trata de demandas comprensibles de un ámbito golpeado, pero estamos ante una buena alternativa para prevenir en el corto plazo un daño más profundo a los emprendedores del país.

Esperemos que una vez superada la pandemia, las mypes retomen su dinamismo y el lugar preponderante que ocupan en nuestro desarrollo económico.