Tipo de cambio:

Compra: 3.545

Venta: 3.548


Año de la Universalización de la Salud
VIERNES 7

de agosto de 2020

FIGURA TRIUNFAL

Ariana Orrego apunta a mostrar su mejor versión en los Juegos Tokio 2020

La gimnasta nacional regresa a los entrenamientos con mucho optimismo.

2/7/2020


Juan Sánchez Ortega

jsanchez@editoraperu.com.pe


Ariana Orrego posee la distinción de ser la primera gimnasta peruana en participar en unos Juegos Olímpicos, pero en su plan de vida esa nominación no es lo único que ella pretende porque anhela trascender en Tokio 2020, certamen al que irá preparada en busca de mostrar su mejor versión.

La deportista nacional regresó con fuerza a los entrenamientos en la Villa Deportiva Nacional (Videna) con el objetivo de recuperar el nivel que le permita estar lista cuando el programa de competencias internacional se reactive. Todo es válido si se trata de llegar en óptimas condiciones a Tokio 2020, sus segundos Juegos Olímpicos. Asegura que estará más preparada en relación con su anterior presentación, en Río 2016, ya que en esa cita no tenía conocimiento pleno de las competencias.

“En definitiva, en los próximos juegos debo mejorar y realizaré nuevos movimientos que en el certamen pasado no sabía. Intentaré desenvolverme con más sincronización con los aparatos, debo pulir mi ejecución al momento de ejecutar los elementos para intentar tener un mayor puntaje”, dijo.

Agregó que tendrá mucha más experiencia. “A Río 2016 llegué sin un conocimiento de cómo eran las competencias por su magnitud. Ahora, sí sé qué me espera. Me esforzaré al máximo para ir a Tokio 2020 en mi mejor versión”, señaló Orrego de 21 años.

Ariana, desde temprana edad, aprendió a lidiar con los retos. Sabe lo que es entrenar sin descanso. Lo comenzó a experimentar desde los 6 años, cuando se introdujo en el mundo de la gimnasia. Al principio lo tomó como un pasatiempo, pero de manera paulatina fue reafirmando su deseo de seguir una carrera deportiva. A los 8 años empezó en las competencias y tres años después cumplió su sueño inicial de representar al Perú en un Campeonato Sudamericano de Gimnasia. Desde entonces no ha parado.

“Mi gran anhelo desde pequeña fue competir en los Juegos Olímpicos y para ir diseñando ese sueño tuve que dejar a mi familia y a mi país para irme a Estados Unidos a perfeccionarme. Ahora que estaré en mis segundos juegos, siento que todo el esfuerzo tiene su recompensa”.



Pero más allá de las satisfacciones que le brindó su deporte, asegura que la gimnasia la ayudó a formarse y eso la hace feliz en todo momento.

“Gracias a la gimnasia aprendí muchos valores. A ser perseverante y tener mucha disciplina. Una de las cosas que más realzo fue que gracias a mi deporte he podido viajar por todo el mundo para competir y conocer a personas de otras partes. Quiero seguir representando a mi país y crecer en la parte deportiva”

Busca su revancha

En la mente de la pequeña exponente está la poca fortuna que tuvo en los Juegos Panamericanos Lima 2019. Le fue bien en la etapa clasificatoria; sin embargo, en las finales no le alcanzó el puntaje para pelear por medallas.

“De hecho que me sentí mal por no haber obtenido una presea en mi país. Me quedé con un sabor amargo y por ello buscaré mi revancha en los Juegos Panamericanos Santiago 2023”, sentenció.

Su dedicación a la gimnasia es total porque debe estar pendiente de todo lo relacionado con la disciplina, como la alimentación, el descanso, la rehabilitación, la terapia y otros aspectos. Se somete a los entrenamientos diarios, cuatro horas en la mañana y tres por las tardes.

El año pasado tuvo que dejar de lado sus estudios universitarios de Negocios Internacionales para someterse a los trabajos con miras a los Juegos Lima 2019 y los clasificatorios, que se desarrollaron en Alemania, donde se hizo de un cupo para Tokio 2020.




Ahora, en agosto, retomará las clases gracias a la postergación del certamen olímpico para el 2021, ya que podrá tener más tiempo para nivelarse con sus cursos. No ha planificado nada antes del torneo ecuménico debido a que el calendario de su deporte se ha suspendido por la pandemia del coronavirus

En la actualidad, no sabe cuánto tiempo demorará en volver al nivel que tenía antes de iniciarse la cuarentena, que la mantuvo en casa por más de tres meses. Lo máximo que había dejado de entrenar fueron dos semanas y ahora el reto es recuperarse. Le queda ser paciente y mantenerse fuerte mentalmente.