Tipo de cambio:

Compra: 3.297

Venta: 3.300


Año del diálogo y la reconciliación nacional
MIÉRCOLES 26

de setiembre de 2018

PANAMERICANOS

26 JUL AL 11 AGO

PARAPANAMERICANOS

21 AGO AL 01 SEP

Artrosis: un mal silencioso

Afecta a las caderas, las manos y rodillas; en su primera etapa, es asintomática.

12/6/2018


La artrosis es uno de los males crónicos que se presenta con gran frecuencia en nuestra población. Esta se puede manifestar a cualquier edad, pero con mayor frecuencia en las personas que superan los 50 años. Las zonas más afectadas son las rodillas, cadera, falanges, columna vertebral, entre otras articulaciones.


La enfermedad también afecta a menores de 50 años por otros factores de riesgo como son: los antecedentes familiares, la presencia de artritis, las condiciones climáticas como el frío o la humedad, así como actividades laborales y los deportes constantes.

Es un proceso degenerativo de las articulaciones, que se inicia con el desgaste del cartílago articular y puede ser de dos tipos: primaria, cuando el proceso degenerativo se da en un cartílago articular sano; y secundaria, cuando ocurre en un cartílago dañado por golpes u otras enfermedades, como la artritis reumatoidea, explica Nikolay Inyutín, director del Instituto Internacional de Salud Medintex.

Es fundamental saber que las personas con artrosis primaria pasan inicialmente por un período asintomático de varios años y después empiezan a tener los primeros síntomas, que son: dolor matutino de las articulaciones y dificultad para el movimiento articular.

Aunque en un inicio el dolor, la rigidez y la limitación del movimiento pueden ser síntomas leves, estos empeoran con el tiempo debido a que la degeneración de las articulaciones es progresiva, por lo que en la etapa avanzada puede ser discapacitante.

Es crónica

La OMS estima que alrededor del 28% de la población mundial mayor de 60 años la padece y, además, para cerca del 80% supone una limitación de su capacidad motora.

La artrosis no tiene posibilidades de remitir. Es una enfermedad incurable porque es degenerativa. Al ser una enfermedad crónica e irreversible es también incurable.

Algunos tratamientos para aliviar su incidencia consisten en fisioterapia, farmacología y una dieta más equilibrada, que reduzca o evite el sobrepeso para no cargar la articulación.