Tipo de cambio:

Compra: 3.409

Venta: 3.412


Año de la Universalización de la Salud
JUEVES 27

de febrero de 2020

Atento al ojo perezoso

Si los padres observan que un niño desvía la mirada o no percibe las imágenes con la misma claridad en ambos ojos, tienen solo hasta los 8 años para corregir esta distorsión denominada ambliopía u ojo perezoso.

2/2/2020


Y es que después de esa edad, las posibilidades de mejora son mínimas, por lo que se recomienda identificar el problema lo antes posible.

La patología se produce por una desconexión entre lo que se ve y la imagen proyectada en el cerebro. Cuando el nervio óptico no ha sido dañado y el niño tiene menos de 8 años la visión se restaura de forma óptima con el uso de parches.

El parche que se coloca sobre el ojo bueno sirve para hacer que el ojo perezoso se esfuerce más y recupere la agudeza visual. Después de dos o tres años con este método y la aplicación de lentes correctivos, la visión se recupera.

Más allá de los 8 años, cuando ya se alcanzó la madurez visual, las probabilidades de que este tratamiento convencional tenga éxito son menores.

Fuente: Carlos Carrión, oftalmólogo del Instituto Nacional de Salud del Niño.