Tipo de cambio:

Compra: 3.341

Venta: 3.346


Año de la lucha contra la corrupción y la impunidad
SÁBADO 25

de mayo de 2019

PANAMERICANOS

26 JUL AL 11 AGO

PARAPANAMERICANOS

21 AGO AL 01 SEP

COMISIÓN DE JUSTICIA DEL CONGRESO APRUEBA INICIATIVA DE LEY

Avanza proyecto de desalojo para inquilinos morosos

Procederá mediante una carta notarial al segundo mes de retraso.

14/3/2019


Los propietarios de inmuebles o arrendadores podrán desalojar a los inquilinos morosos que tengan como mínimo dos meses de renta atrasadas solo con la tramitación de una carta notarial, según proyecto de ley aprobado por la Comisión de Justicia del Congreso.

Efectivamente, ese grupo de trabajo aprobó por mayoría la iniciativa de ley que permitirá al titular de un inmueble, propietario o arrendador, desalojar a un inquilino que incumpla con sus pagos.

La iniciativa legislativa fue elaborada por el actual titular del Ministerio de Vivienda, Construcción y Saneamiento (MVCS), Carlos Bruce, quien acudió a la sesión de la Comisión de Justicia para explicar los alcances de la normativa.

Proceso

De acuerdo con el proyecto, “ante el incumplimiento de pago o vencimiento del contrato (sin retiro del inquilino), el propietario podrá ir a un notario y demostrar que quien ocupa el inmueble no ha cumplido”.

Ello será verificable, pues todo debe estar bancarizado. “Si hay incumplimiento, basta que se demuestre el estado de cuenta donde no haya el abono y el notario dará fe de ese incumplimiento”, precisa.

La iniciativa fue debatida en sesión conjunta por las comisiones de Justicia y Vivienda, quedando esta última pendiente por falta de quórum de sus integrantes.

Menos carga procesal

El objetivo es que el desalojo notarial permita al Estado agilizar los procesos de desalojo, reduciendo la carga procesal que existe en los juzgados.

Para acceder a este procedimiento notarial, la norma señala que los contratos de arrendamiento deben cumplir con: estar elaborado en el formulario único de arrendamiento de inmuebles destinados a vivienda (FUA) creado por el Decreto Legislativo 1177, que promueve los alquileres para vivienda, o en un acta protocolar para el alquiler de vivienda, comercio, industria u otro fin.

El contrato debe contener, asimismo, una cláusula de allanamiento a futuro del arrendatario a la competencia de un notario, para constatar la causal y la ejecución del desalojo.