Tipo de cambio:

Compra: 3.355

Venta: 3.359


Año del diálogo y la reconciliación nacional
JUEVES 13

de diciembre de 2018

PANAMERICANOS

26 JUL AL 11 AGO

PARAPANAMERICANOS

21 AGO AL 01 SEP

RENZO GIL Y PERCY MURGUÍA. GUITARRISTAS

Baluartes de las cuerdas costeña y andina

Músicos han sido ovacionados por presentar conciertos y un álbum con repertorio de la música criolla de Lima y Callao y la andina arequipeña. Proyectan para el 2018 un segundo CD y conciertos a dos guitarras.

31/12/2017


José Vadillo Vila

jvadillo@editoraperu.com.pe

Las guitarras se conocieron afinadas y sonando.  Hace cuatro años, Renzo Gil participó en el festival Sonamos Latinoamérica, en Arequipa, y por vez primera compartió escenario con Percy Murguía.

Ambos fueron ovacionados; para Gil, las palmas del público significan que las cosas se hacen bien y que estás comunicando. “Más allá de divertir, nosotros somos comunicadores. El público de Percy me ha conocido y el que me sigue, ya lo conoció”, explica.

Luego, decidieron hacer un trabajo juntos “con el objetivo de tender puentes entre la música costeña y la música andina”. Primero, un concierto y ahora Perú, guitarra y voz (Eterno Perú, 2017), un disco en el que cada uno se encarga de seis canciones.

–¿Qué busca este álbum?

R. G.: Tanto la música costeña como la andina se han nutrido una de la otra. Para muestra, los valses andinos. Lo que trata este disco es de que no haya separaciones, sino que somos uno solo. Tenemos que sacar la Bandera peruana.

El músico de Cailloma Percy Murguía tiene una amplia trayectoria como solista de guitarra, ocho álbumes (entre ellos uno dedicado a Mariano Melgar y otro grabado junto a una orquesta sinfónica) y ha representado al Perú en diversos festivales internacionales del cordófono. El año pasado, por ejemplo, llevó a Sudáfrica un repertorio de música de su tierra y les enseñó a estudiantes de música.

P.M.: Tuvimos una muy buena acogida en Arequipa y Lima. Es una novedad porque no es muy común encontrarse con los dos géneros en un mismo concierto. El público se fue muy satisfecho.

Murguía construye un repertorio de guitarra solista con marinera arequipeña (‘El chaque de tripas’), sikuri (‘Flor de cactus’), huaino cusqueño (‘Sacsayhumampi’), danza (‘Chujchu’) y yaraví (‘Amor infame’). Gil, por su parte, elabora aquí valses cantados en una versión “más íntima”, a guitarra y voz. Pasa revista a canciones del chalaco Tito Oré (‘Vida’), está ‘Guitarra, mi amante, mi amiga’, de Alfredo Aguirre Zapata. De Felipe Pinglo, ‘Decepción’ y ‘El plebeyo’.

“El que no haya más instrumentos hace que la interpretación sea más cálida, que se pueda apreciar mejor el mensaje”, cuentan.

Hay un acto de justicia con el trabajo del compositor arequipeño Lucho Neves: Murguía hace el preludio y Gil declama el ‘Canto Coral a Túpac Amaru…’, del bardo Alejandro Romualdo, y el valse Túpac Amaru, de Neves.

R.G.: El disco es también un mutuo aprendizaje porque aprendo del maestro un repertorio que nunca había escuchado y Percy ha conocido un repertorio criollo que así nomás no se escucha.

–Hace falta una canción en conjunto.

P.M.: Vamos a trabajar una versión en conjunto. Estamos pensando en un segundo disco, pero ya en un formato de dúo. El próximo año vamos a dar conciertos en Lima, Arequipa y Cusco.

R.G.: Y ahí voy a cantar los yaravíes arequipeños, que son tan hermosos.

P.M.: Y yo voy a llevar a Renzo a Cailloma, para que aprenda a bailar el wititi.

–¿Cómo se encuentra el desarrollo de la guitarra arequipeña, Percy?

P.M.: Por lo menos ya tenemos presencia en conservatorio y escuelas de música. En el ámbito de conciertos hay poco movimiento. Es un tema de las autoridades locales y regionales: porque para dar un concierto gratuito en el teatro municipal de Arequipa, el artista debe pagar.

–¿Y cuál era tu relación con Arequipa, Renzo?

R.G.: Siempre me es muy grato volver a Arequipa, porque los hermanos arequipeños son personas hospitalarias. Hemos ido a diferentes lugares y son gente musical. Estamos tan cerca y los limeños casi no conocemos de la música arequipeña. Pero existen grandes compositores como don Sixto Recabarren, Víctor Neves, Benigno Ballón Farfán, que en Lima casi no se escuchan. Lo mismo sucede allá: Márquez Talledo, Alicia Maguiña, Acosta Ojeda, casi no los conocen. Solo los “tradicionales”, nomás.

–¿Y le han puesto nombre al dúo que están germinando?

P.M.: En broma nos llamamos ‘Los Norteños’, porque Renzo vive en el norte de Lima y yo en el norte de Arequipa.