Tipo de cambio:

Compra: 3.302

Venta: 3.306


Año de la lucha contra la corrupción y la impunidad
LUNES 24

de junio de 2019

PANAMERICANOS

26 JUL AL 11 AGO

PARAPANAMERICANOS

21 AGO AL 01 SEP

APROXIMACIONES

Basura y mal ejemplo

Los problemas que afrontan algunos distritos en cuyas calles la basura se acumula durante semanas y la detención de algunos alcaldes por el mal uso del dinero público o la ejecución de prácticas ilegales, destinadas también a generar ingresos para sus bolsillos, nos deben hacer reflexionar sobre la necesaria vigilancia ciudadana para evitar que eso ocurra.

9/1/2019


Celinda Barreto

Periodista

En el primer caso, hay que tomar conciencia de que el recojo de basura no es un asunto accesorio si no algo vital para los pobladores de los lugares en los que esa práctica está abandonada, y al no tomar medidas para que esa tarea se cumpla, las autoridades están atentando directamente contra la salud de los vecinos.

Por otro lado, hacer vivir a los habitantes de determinados lugares en calles llenas de basura, el tener colegios que funcionan en zonas convertidas en letrinas, es un ejemplo que se da a niños y adultos de que desarrollar sus actividades cotidianas en ambientes sucios, contaminados, es algo normal. Esa es una forma de denigrarlos, de demostrarles que su salud no tiene importancia y que la higiene, la conservación de los ambientes públicos en buen estado y el respeto hacia los demás son asuntos intrascendentes.

Luego nos quejamos, nos asombramos, de que las calles de la ciudad estén llenas de basura y de que, cada año, las playas queden llenas de desperdicios cuando los bañistas se retiran de ellas. Pero son las propias autoridades, con su negligencia y con su notorio desprecio por la salud pública, las que les dan a los ciudadanos, desde que son niños, el mensaje de que arrojar basura en las calles y vivir en medio de ella es algo que no atenta contra la salud, contra las prácticas de vida saludable, ni contra el respeto debido hacia ellos mismos y hacia la comunidad.

Las razones de esa negligencia tienen que ver, generalmente, con huelgas de obreros impagos o con falta de liquidez de los municipios que no pueden afrontar el pago de esos servicios.

Aunque los municipios son autónomos, se hace necesaria la intervención de alguna entidad, quizá el Ministerio de Salud, la misma municipalidad de Lima o alguna ONG de las que se dedican al cuidado del medioambiente para solucionar el problema de la acumulación de basura cuando este caso se presente.

Y también tendría que intervenir el Ministerio de Educación para evitar que los alumnos de los colegios afectados por estos hechos vean perjudicada, en primer lugar, su salud al respirar aire contaminado, su autoestima por tener que estudiar rodeados de ambientes que son casi pocilgas y por recibir el mensaje de que lo normal es vivir sin observar ninguna regla de higiene.