Tipo de cambio:

Compra: 3.355

Venta: 3.359


Año del diálogo y la reconciliación nacional
JUEVES 13

de diciembre de 2018

PANAMERICANOS

26 JUL AL 11 AGO

PARAPANAMERICANOS

21 AGO AL 01 SEP

RELACIÓN HISTÓRICA: AMAZONÍA Y AVIACIÓN

Binomio de progreso

Desde hace 107 años, la aviación en el Perú une a los pueblos, en especial, a la Selva con el resto del país. En esta larga historia, el trabajo del Grupo Aéreo N° 42, de la Fuerza Aérea del Perú, es un ejemplo de esta relación trascendental para el desarrollo.

La relación “pueblo peruano-aviación” es la mejor alianza estratégica que ha visto el país desde hace 107 años para lograr el bienestar y el desarrollo en cada una de las regiones y sectores del Perú.

31/1/2018


Sobre la Amazonía

La Amazonía es sinónimo de misterios, costumbres y naturaleza. Con 782,800 kilómetros cuadrados, ocupa el 61% del territorio nacional, y cuenta con una población de 2 millones 500,000 habitantes, aproximadamente, en sus 10 regiones.

Se conecta con el resto del país mediante el transporte fluvial, terrestre y con aeronaves con capacidad de aterrizar en pistas cortas y de acuatizar en ríos o estirones.

Desde tiempos ancestrales, el transporte y la movilidad en la Selva han sido un gran reto para el poblador amazónico, por las distancias, la agreste geografía y lo variado del clima.

Ante ello, la aviación, nacida en nuestro país en 1911 con el vuelo de Juan Bielovucic, es utilizada como una gran herramienta capaz de acortar largas distancias en tiempos cortos y pudiendo llegar hasta lugares que por otros medios simplemente serían muy difíciles o hasta imposibles de alcanzar.

Faucett, un gran hito

El 5 de octubre de 1922, Iquitos fue testigo por primera vez de la llegada de un avión. Se trató de Elmer Faucett, aviador estadounidense y pionero de la emergente aviación peruana, quien en un biplano Curtiss Oriole se convertiría en el primer aviador en llegar a la Capital de la Amazonía Peruana.

Desde entonces, la actividad aérea empezó a ser un elemento vital para las comunicaciones entre las principales ciudades selváticas de esa época (Iquitos, Masisea, San Ramón, etcétera).

Aviones en el río

Los primeros aeroplanos que operaron en nuestra Selva utilizaban flotadores para su despegue y acuatizaje. Además, aviones como el Keystone K-55 Pronto, Douglas O-38P y Curtiss Model 35A Hawk II podían transportar apenas un par de pasajeros y poco equipaje.

Conforme pasaron los años, la necesidad por transportar más peso y carga, entre pasajeros y equipajes, llevaron a incorporar en los años 40 a las aeronaves tipo Grumann G-21 “Goose” y el Consolidated PBY-5A “Catalina” –capaces de transportar hasta 20 personas– para servir a la población en el Cuerpo Aeronáutico del Perú (hoy Fuerza Aérea del Perú), por medio de los famosos “vuelos cívicos”, a cargo de un destacamento del Grupo Aéreo N° 31 (el actual Grupo Aéreo N° 8).

Grupo Aéreo N° 42

La aviación demostró ser vital para el desarrollo de la región. El 5 de diciembre de 1963 se creó en Iquitos el Grupo Aéreo N° 42, unidad con la denominación asignada a los grupos logísticos de transporte de aquella época y actual dependencia de la Fuerza Aérea del Perú (FAP), con la misión de ser el brazo del Estado para tener presencia en los lugares más inaccesibles.

La evolución de la Aviación hizo conveniente renovar la flota, lo que concluyó en 1967 con la adquisición de los Havilland Canada DHC-6 Twin Otter, con capacidad para transportar 19 pasajeros. Y, a mediados de los 70 llegaron los Pilatus PC-6 Porter, que pueden transportar seis pasajeros y son capaces de aterrizar y despegar de pistas no preparadas (pasto o tierra) extremadamente cortas, las cuales son muy comunes en la Amazonía.

La flota se renueva

Después de cerca de 30 años de operar estas aeronaves, en 2010 se aprobó un proyecto de inversión pública (PIP), mediante el cual se renovó la flota de Twin Otters y llegarían 12 equipos de última generación.

Desde la llegada progresiva de estos nuevos aviones, entre 2011 y 2014, la operatividad del Grupo Aéreo N° 42 pasó de 30 evacuaciones aeromédicas anuales (2010) a un promedio de 125 anuales (2017), así como a la recuperación de “rutas de acción cívica”; se opera hasta en 34 localidades de la región con frecuencias diarias distribuidas entre todas ellas y es el medio ideal para el transporte de médicos, profesores, medicinas, útiles escolares y demás elementos y servicios necesarios para el desarrollo de los pueblos.

Asimismo, hizo posible los “vuelos de alegría”, que se realizan cada Navidad para llevar regalos a los niños de estas poblaciones.

Futuro amazónico

Los aviones continuarán siendo, por mucho tiempo, el principal medio para el desarrollo de esta gran región. Sin embargo, existen más y mayores herramientas para el crecimiento socioeconómico amazónico y para la lucha contra sus problemas (la deforestación, minería ilegal y el narcotráfico).

Y una de las responsabilidades del Estado es proteger nuestros recursos y patrimonios naturales. En ese sentido, es un objetivo de la Fuerza Aérea “conducir y desarrollar el Sistema de Vigilancia Amazónico y Nacional”.

PIP para la vigilancia

Con esa responsabilidad desarrolla un PIP que busca incrementar sus capacidades operativas con el objetivo de mejorar el Sistema de Vigilancia Amazónico (Sivan) y Nacional y el Sistema de Protección Amazónico y Nacional (Sipan), que contribuyen al desarrollo de la región y la mejora de la calidad de vida de su población.

Estos procesos serían posibles al recibir información en un módulo de integración, que se alimentaría por sensores aéreos, radares, módulos meteorológicos, aviones y el PeruSat-I, con lo que se aumentaría la vigilancia sobre el territorio nacional para su protección y el resguardo de la soberanía, así como para mejorar el estudio de los fenómenos meteorológicos que causan los desastres naturales que nos afectan todos los años; de este modo se evitarían pérdidas humanas y materiales.

La Amazonía representa una fuente fundamental de recursos para la subsistencia de la vida humana. Por ello, el Estado promueve actividades para su protección y conservación; asimismo, para su desarrollo y prosperidad.

La Fuerza Aérea del Perú, durante más de 80 años, se esfuerza para fortalecer la ayuda a las poblaciones.

Nuestra admiración y tributo a esta gran institución, a sus héroes, a todas sus generaciones y su noble labor en beneficio de nuestro querido Perú. ¡Arriba, siempre arriba! (Gonzalo Rengifo Gutiérrez)

125

evacuaciones aeromédicas se realizaron en 2017 desde el grupo aéreo n° 42.